Los sindicatos culpan a la policía de los graves incidentes en la factoria EADS-CASA

Acusan también al trabajador agredido por los piquetes cuando entraba a su trabajo, de atacarles con un portafolios

Telemadrid recoge en exclusiva el testimonio de Manuel Iglesias, el trabajador agredido

madrid

| 01.10.2010 - 13:21 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El trabajador agredido por los ataques de piquetes violentos en la factoría CASA, declara hoy en los juzgados de Getafe. Telemadrid ha recogido en exclusiva el testimonio de Manuel Iglesias, que a punto estuvo de ser linchado, cuando trataba de acceder a su trabajo. Se salvó por los disparos al aire de la policía.

En sus declaraciones a Telemadrid describe los momentos de tensión vividos con los piquetes de sindicalistas que le agredieron con empujones y puñetazos hasta la actuación de la policía nacional. Antes de que comenzaran a darle patadas en el suelo, la policía cargó para sacarle de la muchedumbre.

Las agresiones continuaron contra los agentes y la policía tuvo que disparar al aire, al verse dos agentes acorralados por los huelgistas. Según explica Manuel y los agentes en el atestado policial los integrantes del piquete cerraron la puerta de entrada dejando acorralando a dos policías. Minutos después Manuel quiso entrar al trabajo. Un sindicalista le escoltó, no sin recibir antes multirud de escupitinajos.

CCOO y UGT consideran la actuación policial desproporcionada y afirma que fue Manuel quien les provocó a ellos, abalanzándose con un portafolio. Exigen responsabilidades y dicen que hubo siete trabajadores heridos por las cargas policiales.

Dos de los nueve trabajadores de la aeronáutica EADS-CASA Airbus que resultaron heridos denunciaron que las fuerzas de seguridad les "provocaron verbalmente", "golpearon con porras y palos" y amenazaron con que iban a "reventar 28 cabezas sin compasión por nadie".

Por su parte, el consejero de Interior, Francisco Granados respalda la actuación policial.

Esta mañana todas las partes implicada en el incidente han declarado ante el juzgado que lleva el caso.