Los sindicatos amenazan con no cumplir los servicios mínimos en Madrid

La Comunidad defiende que son inferiores a los decretados en 2002

Granados dice que los sindicatos "se empeñan en que la huelga general termine siendo contra Aguirre"

madrid

| 24.09.2010 - 14:31 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?

Los servicios mínimos decretados por la Comunidad son inferiores a los decretados en 2002 y han llegado después de una negociación con los sindicatos en la que no se conseguia un acuerdo. La Comunidad ha fijado los servicios mínimos de la huelga del próximo día 29 a través de un decreto. Un día después, desde UGT amenazan con no cumplirlos y parar la región.

Así, e líder sindical de UGT Madrid, José Ricardo Martínez, lanza una amenaza de cara a la huelga general del 29-S. El objetivo es parar Madrid, ha dicho textualmente esta mañana, "por las buenas o por las malas".

Así, los secretarios generales de UGT y CC.OO. Madrid, José Ricardo Martínez y Javier López, respectivamente, han amenazado con denunciar al Gobierno regional por un delito de prevaricación si mantiene los servicios mínimos decretados ayer, a juicio de los sindicatos, "abusivos" e "ilegales".

"Quien sigue dictando servicios mínimos sabiendo que son ilegales tiene un nombre jurídico, prevaricador, y por tanto, ambos sindicatos desde ya estudiamos la interposición de una denuncia contra el Gobierno regional", ha explicado López en el marco de una rueda de prensa de cara a la jornada de huelga.

Por su parte, Martínez ha indicado que los sindicatos "no tolerarán que se repita una vez más el abuso democrático que supone saber que se toman medidas injustas a sabiendas", y ha explicado que dicha demanda se interpondría contra "aquellos responsables del decreto de servicios mínimos".

Desde el gobierno regional aseguran que los sindicatos no han tenido interés por llegar a un acuerdo. Recuerdan que en nuestra región han rechazado lo que habían acordado en Cataluña o con el Ministerio de Fomento.

GRANADOS DICE QUE LOS SINDICATOS QUIEREN UNA HUELGA CONTRA AGUIRRE

Por su parte, el consejero de Presidencia, Justicia e Interior de la Comunidad de Madrid, Francisco Granados, considera que los sindicatos "se empeñan en que la huelga general termine siendo una huelga contra Esperanza Aguirre", presidenta del Gobierno regional, ya que, "como siempre", están "al servicio de los intereses del PSOE en vez de al servicio de los intereses de los trabajadores".

"Sospechosamente, lo que valía en Cataluña para la Educación no le valía a los sindicatos en Madrid, y lo que le valía para el Ministerio de Fomento en materia de Transportes no le valía a los sindicatos en la Comunidad", se ha quejado el consejero, quien ha pedido "explicaciones" a los sindicatos, "que no han querido llegar a un acuerdo en un ejercicio de irresponsabilidad".

A este respecto, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha señalado hoy que los servicios mínimos impuestos por el Gobierno regional para la huelga del próximo 29 de septiembre son inferiores a los establecidos en la última huelga general, al tiempo que ha afirmado que los establecidos en esta ocasión no le parecen "excesivos".

Aguirre ha recordado que en la huelga general de la legislatura de Aznar se concretó un 50 por ciento de servicios mínimos durante todo el día en Transporte, mientras que los acordados para este 29 de septiembre son el 50 por ciento en horas punta y el 20 por ciento en horas valle.

Por otro lado, Aguirre también ha criticado las declaraciones del líder de UGT, Cándido Méndez, al decir que el derecho de huelga prevalecía por encima del resto. En este sentido, ha aludido a que en la Constitución está "muy claro" que se debe respetar el derecho a ir a trabajar y que el derecho a la huelga están sujeto a los derechos esenciales.

Por último, la presidenta autonómica ha confiado en "que no haya violencia" durante la jornada del 29-S y que se desarrolle "de la mejor manera posible para los que quieran hacer huelga y para los que no quieran hacerla". "Ambos derechos tienen que ser respetados", ha concluido.