Los peritos reiteran que las tarjetas no eran parte de la retribución en Caja Madrid

El juicio de las tarjetas black

madrid

| 16.11.2016 - 11:28 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Los socios de KPMG Javier Hervás Martínez y Fernando Cuñado García-Bernalt, que han declarado a petición de Bankia como peritos en el juicio contra 65 usuarios de tarjetas opacas de Caja Madrid, han asegurado que ningún documento de los que han examinado establece que las visas de libre disposición formaran parte de las retribuciones.

Ambos elaboraron, a petición de Bankia, un informe fechado el pasado 23 de septiembre que concluía que las tarjetas fueron emitidas fuera del circuito y no constituían "forma alguna de remuneración". El documento señala que la emisión de estos plásticos se llevó a cabo "sin regulación contractual alguna y sin someterse a procesos de control y fiscalización", por lo que no pudieron constituir ninguna forma de remuneración.

También indica que no hay pruebas de que fueran aprobadas por el Comité de Medios ni por ningún otro órgano de gobierno, y respecto a los más de doce millones de euros desembolsados, apunta que "no fueron soportados o justificados conforme a los requisitos establecidos".

Durante su declaración, ambos se han reafirmado en lo expuesto en el informe, y han explicado que para identificar al usuario de cada tarjeta existían unos códigos numéricos que se conservaban de forma manuscrita, en papeles amarillos tipo post-it.

Según han relatado, entre la documentación que manejaron para elaborar su informe no han identificado documentación alguna que soporte los gastos, lo que sí ocurre en otros casos de otras tarjetas de empresa.

Cuñado ha aclarado que el volcado de la información a hojas de cálculo excel es una práctica "normal" en el ámbito forense, ya que se trata de un formato "más manejable y procesable" que los datos cifrados almacenados en los servidores de la entidad. Ambos han coincidido en señalar que en su experiencia como auditores nunca han encontrado un caso similar al de Caja Madrid y Bankia.