Los nuevos supervisores comerciales de Metro que sustituyen a las taquillas empiezan a verse en la línea 6

madrid

| 12.10.2010 - 10:35 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Los nuevos supervisores comerciales de Metro empiezan a verse en la línea 6, una nueva figura cuya función es la de sustituir las taquillas de la red, han explicado desde el Gobierno regional. Ya se ha implantado en varias estaciones de la línea circular (Carpetana, Sainz de Baranda, Oporto, Usera, Méndez Alvaro, Ciudad Universitaria) y en la 2 (Opera). Su llegada se produce una vez finalizado el proceso de sustitución de las taquillas por los puestos de supervisor comercial en la línea 1.

Se trata de un sistema de atención directa y personalizada al cliente, que sustituye a las tradicionales taquillas de venta de billetes. El cambio conlleva el aumento de máquinas expendedoras de títulos de transporte, la eliminación de las actuales taquillas y la adecuación de las instalaciones para los supervisores comerciales.

Así, por ejemplo, cualquier persona que observe una incidencia con una máquina billetera puede ser atendido en la misma por el supervisor comercial, quien le podrá explicar al cliente la forma de actuar, paso a paso. Además, gracias al sistema tarifario vigente, que permite a los clientes la adquisición de títulos multiviaje (billetes de 10 viajes o abonos), el número de operaciones de venta tiende a reducirse, lo que posibilita la dedicación del supervisor comercial a un mayor control e inspección de las instalaciones.

Actualmente, el 58 por ciento de las estaciones cuenta con supervisores comerciales y está previsto que para finales de 2010 sea el 61 por ciento de las estaciones las que cuenten con este modelo de gestión. Esto supone que, cada día, desempeñan la función de supervisor 418 personas.

PLAN DE FORMACION

Para esta mejora organizativa, se ha puesto en marcha un plan de formación para el personal que va a ocupar estos nuevos puestos de trabajo, con acciones de formación técnica y talleres de trabajo orientados hacia las personas, dando prioridad a la atención al cliente. Asimismo, se prepara a las personas que acceden a estos nuevos puestos con una capacitación específica que les permita actuar ante posibles incidencias y resolver las situaciones que se puedan producir en el servicio.

Los trabajadores que desempeñan cada día esta función en las 172 estaciones actuales cuentan con una red de comunicación que les permite conectarse con los interfonos que active cualquier cliente y atenderles en el momento o desplazarse hasta el mismo lugar. Además los supervisores tienen línea directa con los Centros de de Telemando de Instalaciones y Control de Seguridad (TICS), que controlan los sistemas de las estaciones, para advertir sobre cualquier incidencia.

Cuando termine 2010, Metro habrá sustituido el modelo tradicional por el de Supervisor Comercial en 180 estaciones de las 295 con las que cuenta toda la red. El modelo convencional está siendo sustituido gracias, sobre todo, al avance de las nuevas tecnologías que permiten el control de las instalaciones tanto de forma local como remota, lo que ofrece a los supervisores la posibilidad de poder desplazarse libremente por la estación sin tener que estar en una ubicación fija.

La instalación de todo el material más los nuevos equipos en estas tres líneas (1,6 y 8) supone un inversión de más de 16 millones de euros. Opañel, Plaza Elíptica, Puerta del Angel, Alto de Extremadura y Manuel Becerra son las estaciones de la línea 6 donde se están realizando las obras este mes. Las siguientes serán Lucero y Laguna, mientras que el resto de estaciones finalizarán a principios de 2011.

La siguiente implantación, también a principios de año, se llevará a cabo en las cuatro estaciones que quedan de la línea 8, con el fin de completar la sustitución de las taquillas en las estaciones restantes. También la estación de Opera, aunque no se enmarca en ninguna de las líneas donde se está realizando la implantación, cuenta con el nuevo modelo, ya que se han aprovechado las obras de remodelación que se están llevando.

Con la finalidad de evitar molestias a los viajeros, el tiempo de coincidencia entre la finalización de una fase y el comienzo de otra será el menor número de días posible. Por ahora también se encuentra implantado en estaciones de la línea 10 desde su prolongación en el año 2002; en la línea 12, donde lleva funcionado desde su apertura en el año 2003; en la línea 3, desde que se remodeló en septiembre de 2006; en todas las nuevas estaciones inauguradas en la anterior legislatura y también en algunas que están siendo objeto de remodelación.