Los menores de Pinto acusados de acoso fueron expulsados antes de su detención

Su detención se produjo por insultar y vejar a una compañera

Dancausa: Hay que revisar los protocolos contra acoso escolar para ver su idoneidad

madrid

| 11.06.2015 - Actualizado: 16:58 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Los tres menores del instituto Pablo Picasso de Pinto que fueron detenidos por un delito contra la integridad moral, por insultar y vejar a una compañera, fueron expulsados del centro el pasado 27 de mayo, antes de su detención, según ha confirmado a Efe el director del instituto.

El director del IES Pablo Picasso, Javier Esperanza, ha subrayado que los tres menores fueron expulsados "mucho antes de las detenciones, en cuanto se tuvo conocimiento de los hechos", y el tiempo de expulsión de cada uno se determinó "en función de la gravedad de las faltas".

Javier Esperanza ha explicado que no podía dar más detalles sobre las faltas concretas, ya que toda la información está centralizada por la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid, pero sí ha señalado, como director del centro, "no tener claro que estemos hablando de un caso de bullying o acoso escolar".

"En realidad se trata de faltas graves que han cometido unos alumnos contra otra, pero el bullying lleva una especificidad de perfiles, tanto de acosado como de acosadores, unas serie de características, que yo no tengo nada claro que se den en este caso", ha argumentado.

El director del IES Pablo Picasso ha dicho además que "se han cometido varias inexactitudes en las informaciones que se han publicado, ya que se ha dicho que la chica afectada era una menor y no lo es, porque ya tiene 18 años".

Javier Esperanza ha detallado a Efe que cuando se conocieron estos episodios de insultos y vejaciones se activó un protocolo para garantizar la seguridad de la chica, que incluso abandonó el instituto por esta situación, y después se sancionó a los responsables.

"Pero no tengo claro que sea un caso de acoso escolar. Toda la investigación que han hecho los profesores y por los testimonios del resto de alumnos del grupo no me confirman que sea un caso de acoso", ha sentenciado el director del centro.

Los tres autores de los hechos, varones de entre 16 y 17 años y vecinos de Pinto, fueron detenidos el pasado 5 de junio por la Guardia Civil y posteriormente puestos en libertad bajo la imputación de un delito contra la integridad moral.

La Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid ha enviado a dos inspectores al instituto Pablo Picasso de Pinto para que recaben más información y formular un informe sobre lo sucedido para ver si deben tomar medidas.

DANCAUSA: HAY QUE REVISAR LOS PROTOCOLOS CONTRA EL ACOSO ESCOLAR PARA VER SU IDONEIDAD

La delegada del Gobierno en Madrid, Concepción Dancausa, ha dicho hoy que habrá que revisar si los protocolos actuales contra el acoso escolar "son lo suficientemente positivos y dan respuesta a los problemas que puedan surgir", o "por el contrario hay que asumir otros". Dancausa se ha pronunciado así, a preguntas de los periodistas tras asistir a la jura de veinte nuevos comisarios principales de la Policía Nacional, sobre la situación de los tres menores de un instituto de Pinto (Madrid) que fueron arrestados el pasado día 5 por vejar a una compañera que acabó cambiándose de centro.

Este caso ha trascendido apenas dos semanas después de que una menor de 16 años se suicidase tras ser acosada presuntamente por dos compañeros de su instituto de Madrid, uno de los cuales fue detenido y otra imputada."Cuando esto surge en uno, dos o tres sitios hay que revisar lo que hemos hecho y ver si eso es lo que tenemos que seguir haciendo, o por el contrario hay que asumir otros protocolos", ha dicho la delegada.

Dancausa, que se ha mostrado partidaria de trabajar más en la educación y la prevención, ha sostenido que "no hay que generar alarma social, pero tampoco tenemos que cerrar los ojos a que esto existe", ya que a las víctimas "les hace un daño psicológico enorme".

"Lo importante es que todos, incluidos directores y profesores de los centros, estén vigilantes, y además tendremos que revisar si los protocolos que estamos utilizando son lo suficientemente positivos y dan respuesta a los problemas que puedan surgir", ha afirmado.