Los mejores cavas se degustan en Madrid

madrid

| 08.10.2011 - 19:44 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

La Plaza Mayor acoge la IX edición de la Vendimia del Cava, organizada por el Consejo Regulador del Cava. El cava se ha disfrutado con delicias como jamón, callos, lacón, tortilla, empanada gallega, paella, ensaladilla, queso... Una jornada de diversión llena de burbujas en el centro de Madrid.

Un paseo por los mejores viñedos de nuestra geografía sin salir de la capital. Una cosecha que en el 90 % de las explotaciones se hace a mano, sin maquinas, para que la uva llega en las mejores condiciones al lagar. Según el consejo regulador, este año la vendimia será de gran calidad.

Desde las doce y media de la mañana hasta las dos y media de la tarde madrileños y turistas han disfrutado de una copa de cava y un aperitivo en los nueve bares de la Plaza Mayor que participaron en la Vendimia 2011.

Según ha informado la organización, entre los asistentes ha estado Gustavo García Guillamet, presidente del Consejo Regulador del Cava, quien ha explicado que la vendimia del cava en Madrid "es un clásico, porque el cava es el vino espumoso por excelencia de todos los españoles y sitio que representa a todos es la Plaza Mayor de Madrid".

La directora general de Industria y Mercados Alimentarios del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Isabel Bombal, ha afirmado que se trata de "una iniciativa estupenda, ya que es una buena manera de promocionar, divulgar, difundir la cultura del cava en momentos distintos a la Navidad".

La vendimia del cava ha recolectado 300 millones de kilos de uva este año, 18 millones menos que el año anterior, de los cuales obtendrán la calificación de vino base cava unos 185 millones de litros, según los datos facilitados por el Consejo Regulador del Cava.

La vendimia del cava, que ha finalizado esta semana, ha sido más corta de lo habitual, ya que las altas temperaturas de la primavera despertaron antes la parada invernal y se ha mantenido durante todo el período vegetativo que avanzó unos diez días con respecto a la media histórica, así como en la maduración de las uvas.