Los madrileños entierran la sardina con maleta

Botella dice que ha trabajado por Madrid "contra viento y marea"

La alcaldesa ha recibido a la Cofradía del Entierro de la Sardina

madrid

| 18.02.2015 - 17:35 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha subrayado en su discurso de Miércoles de Ceniza, cuando se celebra el tradicional Entierro de la Sardina, que ha trabajado todos estos años "contra viento y marea" con el "único pensamiento de servir" a la ciudad y a sus ciudadanos, de quienes ha destacado que para ellos "el verbo resignarse no existe", al tiempo que ha celebrado "el comienzo de un tiempo nuevo de prosperidad" gracias al esfuerzo de todos.

Tras cinco intensos días de un "Carnaval quijotesco y cervantino, alegre y divertido, jovial y libre, siempre desde el respeto al otro, que es la seña de Madrid", la alcaldesa ha recibido a la Cofradía del Entierro de la Sardina horas antes del cortejo fúnebre que recorrerá Madrid con un pasacalles.

Se da la circunstancia de que hace dos años la alcaldesa fue nombrada Cofrade de Honor de la Alegre Cofradía del Entierro de la Sardina de Madrid siendo la primera mujer a la que se le concedía este honor. "Entonces, aquí mismo, os dije que muy pronto, con el esfuerzo de todos, podríamos celebrar el comienzo de un tiempo nuevo de prosperidad y de oportunidades para todos los españoles", ha recordado.

También que pidió que no se ayunara "en dedicación a las personas que lo están pasando mal". "A todas ellas debemos dedicar nuestra energía y nuestro esfuerzo en este tiempo difícil", ha declarado, tras apuntar como señas de identidad de Madrid su "acogida y libertad". También ha apuntado como espíritu de los madrileños el hecho de que "el verbo resignarse no existe".

"Ojalá que la única herencia de este tiempo convulso sea la raspa que nos lega la entrañable Sardina en su despedida", ha lanzado.

En su discurso ha confesado que no le gustan las despedidas y, aunque sea la última vez que reciba a la cofradía como alcaldesa, siguiendo siendo madrileña y admiradora de estos cofrades.

"Allá donde esté, en el recuerdo de mis años como alcaldesa de Madrid, llevaré siempre el ejemplo de amor por nuestra ciudad que vosotros habéis dado siempre, contra viento y marea. También yo, contra viento y marea, he trabajado en estos años en el Ayuntamiento con el único pensamiento de servir a mi ciudad, la capital de España y a mis convecinos", ha asegurado.