Los locales liberales se llenan de gente cada vez más joven | Telemadrid – Radio Televisión Madrid

Los locales liberales se llenan de gente cada vez más joven

madrid

| 03.10.2010 - 14:23 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El número de locales liberales y clubes de intercambio de parejas ha aumentado en la última década en la capital, una cifra que va acompañada por de progresivo aumento de usuarios, que cada vez son más jóvenes y abiertos.

La popularidad del intercambio de parejas entre la gente joven se ha disparado en los últimos años. Mientras que hace tiempo la mayoría de los usuarios eran mayores de 35 años, ahora se han animado muchos veinteañeros, que disponen de un espacio reservado en estos locales, donde incluso se celebran fiestas para su tramo de edad.

La asociación Círculo Privado, un conocido club de 'swingers', como también se llama a los aficionados a intercambiarse las parejas, considera que esta tendencia se debe a que las personas "comienzan antes a mantener relaciones sexuales y por tanto es lógico que quieran experimentar siendo más jóvenes". "Cada vez es más común ver a unos chicos de 20 años en los clubes. Eso antes no pasaba", ha explicado un portavoz de la asociación.

Pero sobre todo es Internet donde la popularidad de los 'swinger' entre los jóvenes se ha incrementado sobremanera. Por ejemplo, una de cada cuatro parejas liberales que se han inscrito en la web romancesecreto.com, una importante página de contactos dirigida a hispanohablantes, tiene entre 18 y 30 años.

"Internet y las páginas de contactos han ayudado a que se difundan otras formas de vida, como es el intercambio de parejas. Las inquietudes de la gente son ahora otras, prefieren probar cosas distintas a continuar con una relación típica. Hay menos tabús y eso seguramente ha ayudado a abrir más locales 'swingers'. Madrid y Barcelona son ciudades punteras en este sentido", ha declarado a Europa Press Alexander Marquardt, presidente de esta página.

FIESTAS PARA TODOS LOS GUSTOS

Sólo en la capital, en conocidas calles de los más variados distritos, se dan cita una decena de este tipo de establecimientos y algunos más en los alrededores. Aunque algunos de ellos aún mantienen su ambiente cerrado, el anonimato del pasado ha dejado a una publicidad cada vez más creciente, sobre todo en Internet.

Casi todos abren cinco o seis días a la semana y el precio de la entrada, generalmente con consumición, va de los 30 a los 70 euros, dependiendo del día y de las condiciones de acceso que varían. Algunos permiten la entrada sólo a parejas y otros se la niegan a chicos sólos o impiden que acceden prostitutas u homosexuales.

La variedad de fiestas es otra de las novedades de los últimos años. Ya no sólo se dedican a habilitar espacios confortables para el sexo esporádico entre desconocidos o parejas, sino que cada día de la semana organizan una fiesta específica.

"Las fiestas son sugerencias para que nuestros clientes no sean siempre los mismos y conozcan nuevas variantes y a un nuevo tipo de gente. No les obligamos a nada, si no quieren. Sólo les orientamos", señaló a Europa Press la responsable de uno de estos locales en una conocida calle madrileña.

En este sentido, echando un vistazo a las páginas web de la decena de locales activos en la capital, se pueden encontrar días dedicados exclusivamente a tríos, fetichismo, bisexuales, sadomasoquismo, latino, tántricos o incluso sesiones relajantes.

"Te ofrecemos un ambiente distendido donde todo vale". Éste es uno de los lemas con los que se anuncia un pub liberal que alterna música variada y desinhibición. Otros dejan muy claro que en su establecimiento "no se admiten profesionales" y otros afirman: "No estamos locos, no somos unos pervertidos ni unos viciosos. Somos como tú y estamos a tu lado".

Pero no todo es 'buen rollo' en el mundo liberal madrileño. Hace dos años fueron clausurados por la Administración dos pubs de este tipo en el barrio de Salamanca. Al mismo tiempo abrieron otros dos en la misma zona. Los dueños de los locales precintados sospecharon que les habían cerrados los negocios para favorecer a los nuevos.

De hecho, uno de estos propietarios, que tras dos años de lucha, en las que criticó la cantidad de inspecciones policiales que recibió antes del precinto, ha perdido la esperanza de reabrir su local en la capital y se ha trasladado a Rivas-Vaciamadrid, donde ha inaugurado un nuevo establecimiento de este tipo.