Los doctores Viñals ni estaban preparados ni tenían el instrumental necesario

Los forenses confirman que las chicas murieron asfixiadas por culpa de la presión de la avalancha

El tribunal del Madrid Arena rechaza el informe pedido por el doctor Viñals

madrid

| 27.04.2016 - 12:38 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Los médicos forenses que practicaron las autopsias de tres de las cinco jóvenes fallecidas en la tragedia del Madrid Arena han confirmado en el juicio que las chicas fallecieron por asfixia por culpa del peso y la presión sometida, dado que resultaron aplastadas en la avalancha que hubo en uno de los vomitorios por el exceso de aforo. El primero en exponer su informe en la sesión de este miércoles ha sido Luis Segura, el forense que practicó las autopsias de Katia Esteban y Cristina Arce. Ambas tenían fracturadas las costillas y pulmones encharcados, muriendo por aplastamiento torácico.

El experto ha comparecido a petición de los doctores Simón Viñals y su hijo, acusados en el juicio por negligencia. El fiscal les acusa de no ser capaces de reconocer que al menos dos de las chicas fueron dadas por muertas cuando estaban en parada cardiorrespiratoria.

Los encargados de la enfermería afrontan una petición de pena de dos años y medio de cárcel. Se les acusa de dos delitos de homicidio por imprudencia grave profesional por la muerte de Rocío Oña y Katia Esteban. Además, se enfrentan a una posible inhabilitación de seis años para ejercer de su profesión.

Este perito concluyó en su informe que se trataba de una muerte violenta en el caso de las dos chicas sobre las que practicó el examen anatomopatológico. "Fuimos al lugar de los hechos y la situación en la que se produjo, según relataron los testigos, estaba reflejada en las lesiones que hallamos", ha detallado. "En torno a 3 y 5 minutos es el tiempo en el que cuando se practican maniobras son efectivas en un 50 por ciento de los casos. Cuando se hacen dentro de ese periodo hay posibilidad de que se revierta esta situación", ha señalado.

A continuación, ha comparecido el médico forense que realizó la autopsia de Rocío Oña. En su exposición, Carmen Mariscal de Gante ha indicado que presentaba petequias y un encharcamiento pulmonar, ya que había un proceso de aplastamiento por asfixia. "Esta niña estaba en parada. Le hicieron unos maniobras y no salió", ha agregado.

INFORME SOBRE ENFERMERIA

Además, han comparecido los peritos que firmaron un informe a petición del juez instructor sobre los medios de los que disponía la enfermería que se instaló en el pabellón. En el documento, fechado el 6 de mayo de 2014, los expertos cuestionaban los medios del botiquín y la atención que prestaron a las menores fallecidas.

Tras ratificar el documento, los expertos han señalado que la enfermería no estaba dotada de las medidas necesarias para cubrir este tipo de eventos y han recalcado que Viñals no estaba capacitado por su edad para hacer una RCP durante un tiempo prolongado.

EL TRIBUNAL DEL MADRID ARENA RECHAZA EL INFORME PEDIDO POR EL DOCTOR VIÑALS

El tribunal de la Sección Séptima de la Audiencia Provincial que juzga desde enero la tragedia del Madrid Arena ha desestimado hoy el informe encargado por el letrado de los doctores Viñals que contradecía a otro solicitado por la Fiscalía y que cuestionaba la actuación de los médicos.

En período de instrucción del caso, la Fiscalía solicitó un informe a una clínica médico-forense de la Comunidad de Madrid para que evaluase cómo actuaron los médicos la noche de la tragedia y los medios con los que contaba la enfermería del recinto, donde cinco chicas murieron a causa de la avalancha del 1 de noviembre de 2012.

Ante esto, el letrado de los doctores Viñals encargó otro informe que contrastase con el solicitado por el Ministerio Público que hoy ha sido desestimado por el tribunal ya que lo realizó el forense Enrique Limo, que era funcionario público en el momento de redactarlo.

Se da la circunstancia de que un empleado público no puede ser solicitado como perito por una de las partes que interviene en la vista, ni por la acusación ni por la defensa, por lo que esta prueba pericial ha quedado desestimada de cara a la futura sentencia.

"Tras la incidencia, hemos contactado con la Dirección General de Justicia y Seguridad que ha dicho que Limo lleva prestando servicio como forense de forma ininterrumpida desde marzo de 2007 hasta la actualidad", ha explicado la presidenta del tribunal después de dirimir la validez de la prueba pericial.

La ley, ha proseguido, dice que "los médicos forenses no pueden hacer ninguna prueba pericial privada, por lo que es evidente que el perito propuesto por el abogado de Viñals no puede practicar un informe a instancias de una parte". Por todo ello, dicha prueba pericial no va a ser tomada en cuenta por el tribunal que juzga la causa.

En el informe que fue solicitado por la Fiscalía se calificaba a la enfermería como un botiquín que carecía de los recursos necesarios para la atención de las víctimas. En virtud al mismo, el juez instructor Eduardo López-Palop consideró en su auto que los doctores Viñals no diagnosticaron correctamente a tres de las víctimas, dándolas por fallecidas cuando no lo estaban, y que su actuación fue "insuficiente, incompetente y carente de toda profesionalidad".

Este auto fue recurrido por el abogado de Viñals padre -exconcejal del Ayuntamiento de Madrid (PP)- y de su hijo al considerarlo "superficial" y al enmarcarlo dentro de "una justicia populachera" y de una instrucción que se hizo "mirando al tendido en lugar de mirar al toro".