Los comerciantes de Gran Vía aseguran que han perdido ventas

En el primer fin de semana de restricciones el tráfico en la arteria madrileña ha descendido un 11 por ciento

Polémica por el "sentido único" mientras el Ayuntamiento dice que el dispositivo ha funcionado "con normalidad y mejor que en años anteriores"

madrid

| 04.12.2017 - 15:16 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Primer fin de semana con las restricciones de tráfico en Gran Vía y las calles unidireccionales para los peatones. El tráfico en la arteria madrileña ha descendido un 11 por ciento. Pero los que están muy descontentos son los comerciantes que aseguran que han perdido casi la mitad de las ventas, como destaca José Luis de Lucio, de la Asociación de Comerciantes.

Los comerciantes han mostrado su descontento con el cierre de la Gran Vía y tanto ellos como los responsables de los parkings dicen que han notado un acusado descenso de su negocio.

El Ayuntamiento dice que el tráfico en la arteria madrileña ha descendido un 11 por ciento. Pero eso no les vale a los comerciantes que están muy descontentos.

LA VISIÓN DEL AYUNTAMIENTO

Según una nota de prensa remitida por el Gobierno local, se han producido algunas retenciones "de escasa consideración" en las calles Princesa y la Cuesta de San Vicente, Atocha y Cibeles. El Ayuntamiento agradece a la Policía Municipal y a los agentes de movilidad su trabajo en la gestión del tráfico y destaca la coordinación destinada a activar el dispositivo en reuniones a las que está invitado el Consorcio Regional de Transportes de Madrid (CRTM).

El dispositivo navideño de movilidad ha sido puesto en marcha "para garantizar la seguridad vial y comodidad de los peatones, y evitar los repetidos problemas de congestión de otras Navidades, de tal forma que los vehículos que necesitan entrar al centro tengan menos problemas", dice el Ayuntamiento.

En su nota, el Gobierno de la capital recuerda que "en años anteriores eran frecuentes los cortes por colapso, que el año pasado se redujeron considerablemente. Por ejemplo, los cortes que afectaron a M-30 fueron la mitad que el año anterior y duraron menos tiempo". El dispositivo de movilidad -explica- ha sido diseñado "teniendo en cuenta estudios, como la evaluación del operativo del año pasado, y se han incluido mejoras para garantizar la accesibilidad y la seguridad y una mejora de los 5.400 metros cuadrados de espacio ganado para los peatones en fechas de gran afluencia".

Con respecto a la información sobre el dispositivo, el Ayuntamiento dice que ha mantenido encuentros con comerciantes, vecinos, agentes sociales y económicos, y que ha remitido más de 60.000 cartas a los residentes y a los comercios del distrito Centro, y que ha lanzado una campaña de comunicación y ha las webs informativas www.granvia.madrid.es y www.madrid.es/movinavidad2017.

Entre las medidas del dispositivo de seguridad y movilidad de navidad, vigente hasta el 7 de enero, figura la novedad de que por primera vez hay un sentido único en la entrada y salida de peatones en los accesos a las calles Carmen y Preciados, aunque en el interior de estas calles la movilidad interna es libre. Tomando la Puerta del Sol como referencia, Preciados tendrá sentido salida y Carmen entrada, direcciones que están señalizadas por luces, mientras en el interior de estas vías los peatones transitan en el sentido que elijan.

La Gran Vía dispone desde el pasado día 1 de un carril bus-taxi-moto y un carril de tráfico privado por cada sentido y otorga 5.400 metros adicionales a los peatones.

ALGUNAS CRÍTICAS DE LA OPOSICIÓN

La oposición no valora tan positivamente esta medida. Ciudadanos critica que el cierre al tráfico no esté avalado por ningún estudio técnico. Begoña Villacís recordaba que cuando se tomó la misma medida el año pasado, fue cuando se activaba por primera vez el protocolo anticontaminación. El Partido Popular asegura que las consecuencias pueden ser "dramáticas".