Los bombos de Navidad ya comparten escenario con la ópera del Teatro Real

sociedad

| 15.12.2017 - 12:58 h

EFE

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Los bombos del Sorteo Extraordinario de Lotería de Navidad comparten ya escenario con el montaje de la opera más representada del mundo, la Bohème: los más de mil kilos de material que conlleva el sorteo más popular de los que se celebran en España han llegado a primera hora de la mañana al Teatro Real.

Son los últimos preparativos para este sorteo, cuyas ventas pueden ser algo superiores a las del año pasado, si nos atenemos a lo declarado hoy por el subdirector de recursos materiales de Loterías y Apuestas del Estado, Eduardo Ovies. "La sensación -ha comentado- es ligeramente positiva y, en principio, esperamos alcanzar los niveles del año pasado".

Los dos espectaculares bombos, realizados en bronce y latón, han llegado, como es habitual, a las nueve y media de la mañana a bordo de dos camiones, que han trasladado todo el material desde un local de las afueras de Madrid, donde aguarda todo el año hasta que llega este momento,

El bombo mayor, el de los números, pesa vacío 850 kilos y es el día 22 el encargado de recoger las 100.000 bolas que serán sorteadas.

El de los premios, pesa 400 y contendrá las 1.807 bolas de premios, entre ellas la de El Gordo, que repartirá cuatro millones de euros por serie, es decir, 640 millones de euros en total, de las 170 series de las que consta el sorteo.

Estos son los bombos "titulares", pero también hay otros dos de reserva, que el día del sorteo se colocarán cerca de los anteriores, por si falla algo en los anteriores.

En el escenario, esta mañana, también ha compartido protagonismo con los bombos la tolva, que pesa 120 kilos y es donde se depositan las bolas previamente al sorteo, y las liras, un pesado material que ha sido descargado por una decena de operarios y depositado sobre una de las plataformas del escenario.

El escenario del Real cuenta con un sistema de plataformas superpuestas, que permite trabajar simultáneamente varias escenografías e intercambiarlas en tiempo récord, de ahí que sea perfecto para albergar hasta el día 22 todo el material.

Y entre todo ese material, las estrellas de la "función" de esta mañana han sido las 1.807 bolas de premios, las más fotografiadas por los medios de comunicación porque son las que permitirán repartir 2.380 millones de euros. Este año se han aumentado las series y eso permitirá que se repartan 70 millones más en premios.

Son 1.794 bolas con premios de pedrea y trece premios mayores: un primero, el Gordo, de 4 millones; un segundo, de 1,2 millones; un tercero, de 500.000; dos cuartos de 200.000 y ocho quintos de 60.000 euros.

Todas las bolas -hechas de madera de boj de Galicia, pesan igual (tres gramos), y miden lo mismo (18 milímetros), con lo que todas tienen la misma oportunidad de salir premiadas, según Ovies.

Para que todo salga con la normalidad habitual, a partir del lunes, los operarios de Loterías empezaran a revisar cada uno de los componentes de los equipos, repasarán los engranajes y les echará aceite, y hasta que llegue el día 22 los niños ensayarán al menos tres o cuatro sorteos de Navidad.

Hasta el día del sorteo, todo estará custodiado en una plataforma del escenario del Real, que está a 16 metros bajo el nivel de otra en la que cada noche, y hasta el ocho de enero, se pone en escena, La Bohéme, una opera en la que los cambios de decorado se hacen a la vista del público, como se hace cada 22 de diciembre con las bolas de la suerte.