Los autónomos denuncian que las restricciones distorsionan su actividad

CEIM ve en las restricciones de tráfico graves consecuencias para el comercio

madrid

| 13.11.2015 - 16:35 h
REDACCIÓN

La Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) denunció la prohibición de aparcar en Madrid a los conductores no residentes está provocando una "distorsión de la actividad profesional" de los autónomos que tienen que desplazarse para atender a sus clientes.

En declaraciones a Servimedia, el secretario general de UPTA, Sebastián Reyna, criticó la "falta total de información" que ha habido a la hora de anunciar las restricciones al aparcamiento, y lamentó que se impondrán multas por el "desconocimiento" de los profesionales, que en "muchos casos piensan que los parquímetros no funcionan".

Además, sostuvo que esta situación habrá llevado a multitud de autónomos a "anular encuentros" al no poder estacionar su vehículo, lo que "sin duda ha repercutido en su actividad profesional".

En este sentido, adelantó que, si se imponen multas a los autónomos que por desconocimiento hayan estacionado su vehículo, la organización ofrecerá a sus asociados la posibilidad de recurrir las sanciones de forma conjunta. "En principio, articularemos una impugnación de las multas con carácter general por desconocimiento y falta de información", explicó el secretario general de UPTA.

LA CEIM VE GRAVES CONSECUENCIAS PARA EL COMERCIO

El presidente de la patronal madrileña CEIM, Juan Pablo Lázaro, ha señalado que su organización ha creado un "gabinete de crisis" para analizar la decisión del Ayuntamiento de Madrid de restringir el tráfico en el centro por la contaminación y ha alertado de "importantes consecuencias" para el pequeño comercio.

En declaraciones a los medios, en CEOE, durante la presentación de un libro sobre cómo gestionar el absentismo laboral, Lázaro también ha criticado la "rapidez" con la que el Ayuntamiento de la capital ha tomado la medida sin hacer partícipe a las organizaciones patronales para aportar soluciones.

Lázaro ha insistido en que está "muy preocupado como empresario" y ha añadido que las consecuencias afectan no sólo al pequeño comercio que no tiene donde aparcar, también "a las redes comerciales de las empresas que se mueven haciendo visitas y a los propios trabajadores".

El presidente de CEIM ha expresado sus dudas sobre el hecho de que la medida esté justificada y, en especial, ha lamentado la rapidez con la que se ha tomado la decisión.