Los agentes de tráfico dicen al juez que dieron el alto a Aguirre en la Gran Vía | Telemadrid – Radio Televisión Madrid

Los agentes de tráfico dicen al juez que dieron el alto a Aguirre en la Gran Vía

Los agentes de Movilidad declaran que dieron el alto a Aguirre, pero los municipales lo contradicen

madrid

| 29.09.2014 - Actualizado: 21:07 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Los agentes de movilidad que se vieron implicados en el incidente de tráfico de la presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, se han ratificado ante el juez en la denuncia que pusieron ese día y han asegurado que le dieron el alto en la Gran Vía cuando se dispuso a marcharse.

El titular del Juzgado de Instrucción número 14, Carlos Valle, ha llamado a declarar hoy como testigos a seis agentes de movilidad y a dos policías municipales en relación con el incidente, ocurrido el pasado 3 de abril. Sin embargo uno de los agentes de movilidad no ha comparecido porque se encuentra de baja médica, según han informado fuentes jurídicas.

La declaración de los siete agentes, que han comparecido ante el juez de manera individual, se ha prolongado durante más de tres horas, entre las 10:30 y las 13:50 horas.

Uno de los agentes de movilidad ha testificado durante tres cuartos de hora y otro durante media hora, mientras que el resto solo lo ha hecho durante unos minutos.

Al término de las declaraciones, la abogada de uno de los agentes de movilidad ha explicado que éstos se han ratificado en los hechos que constan en la denuncia interpuesta el día del incidente, en la que se relataba que Aguirre no entregó toda la documentación que le requirieron, se fue del lugar sin permiso y condujo hasta su domicilio.

La letrada ha especificado que tanto los agentes de movilidad como los policías municipales han asegurado que le dieron el alto a Aguirre en la Gran Vía, sin que lo atendiera.

Por su parte, el letrado de la asociación Transparencia y Justicia, que ejerce la acusación popular, se ha limitado a explicar que las declaraciones de los agentes de movilidad y de los policías municipales han sido contradictorias.

Los agentes implicados no han hecho declaraciones a la prensa, aunque uno de ellos ha asegurado que ha explicado a la juez todo lo que ocurrió porque lo vio "todo", y otro ha relatado que el coche de Aguirre tiró la moto de uno de los agentes que la multaba.

AGUIRRE NEGÓ QUE HUYERA

Hace justamente una semana, la presidenta del PP de Madrid y expresidenta de la Comunidad de Madrid declaró como imputada ante el mismo juez por el incidente de tráfico y se mostró contenta por explicar "por fin" lo que ocurrió "ese día fatídico".

En su declaración judicial, a la que ha tenido acceso Efe, explicó que aparcó en una zona indebida pero "muy poco tiempo" y al ser requerida por los agentes de movilidad les entregó su carné y otros documentos que le solicitaron, tras lo que se marchó porque no quería copia de la denuncia, puesto que no iba a recurrirla.

Aguirre negó que fuera perseguida desde la Gran Vía hasta su domicilio, o que al menos ella fuera consciente de esa persecución, y que subiera a su casa huyendo, incidiendo en que ni se fugó ni lesionó a ningún agente.

Los agentes, según su relato, le tomaron los datos "con muchísima parsimonia", por lo que ella les propuso ir a otro lugar en el que no interrumpieran la circulación, mientras empezó a llegar "muchísima gente".

"La gente empezaba a arremolinarse" y por eso temió que le pudiera pasar "algo", destacó Aguirre ante el juez, al que relató que uno de los agentes de movilidad le dijo en un momento dado: "Si no te gusta el procedimiento, se lo dices a tu amiguita Botella".

La citación de Aguirre se debió a la decisión adoptada a principios de mes por la Audiencia Provincial de Madrid para que el asunto se instruya como un supuesto delito de desobediencia a los agentes que participaron en el incidente y no como una falta, como defendía el propio juez instructor y la Fiscalía Superior de Madrid.

Cuando el juez concluya estas diligencias deberá decidir si el procedimiento sigue su curso como delito o la falta.