Los acusados de esclavizar a los mendigos rumanos ya están libres

Cada día la red ganaba alrededor de 3.000 euros

Exigen "todo el peso de la ley" para rumanos que explotaban a compatriotas

Victoria anima a denunciar cualquier explotación de personas en la región

madrid

| 23.04.2012 - 14:30 h
REDACCIÓN
Más sobre: SucesosSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Exclavizaban a seres humanos. Utilizaban a discapacitados para mendigar en las calles y a día de hoy están todos en libertad. El juez ha dejado en la calle a nueve miembros de la mafia rumana que explotaba, maltrataba y hacía vivir en condiciones miserables a varios de sus compatriotas. Un equipo de telemadrid ha comprobado como los mendigos han vuelto a caer en la red de este grupo sin escrúpulos.

Ocho ciudadanos rumanos fueron detenidos en el distrito madrileño de Puente de Vallecas, en una operación conjunta de las policías Nacional y Municipal, como presuntos responsables de una red que obligaba a una decena de compatriotas lisiados a ejercer la mendicidad en diversos puntos de la capital. Fueron liberadas diez personas con minusvalías físicas que habían sido trasladadas desde Rumanía a España con falsas promesas de trabajo y asistencia sanitaria para obligarles a mendigar.

La organización ilegal era dirigida por un matrimonio que controlaba al grupo y la recaudación y blanqueo del dinero recaudado por los mendigos para enviarlo a Rumanía.

Los integrantes de la red, según la Policía, repartían a las víctimas en diferentes puntos de Madrid desde las 7 de la mañana y las recogían 12 horas después para arrebatarles el dinero obtenido como limosna, en promedio 80 euros diarios por persona.

Posteriormente, los mendigos eran trasladados a una vivienda con habitaciones insalubres y sin ventilación exterior donde pasaban la noche hacinados.

Los investigadores constataron que a primera hora de la mañana los mendigos eran recogidos en diferentes vehículos, en los que trasladaban y situaban estratégicamente a estas personas en diferentes cruces con gran afluencia de tráfico.

Se trataba, dice la nota de la Policía, de "inspirar en los usuarios de la vía un sentimiento de 'pena' y así conseguir mayores ingresos".

A lo largo de la jornada de "trabajo", los mendigos eran visitados en varias ocasiones por miembros de la organización con el objetivo de recaudar el dinero obtenido, darles un bocadillo e intimidarles en el caso de que no hubieran conseguido dinero "suficiente".

En el caso de que la casa de Puente de Vallecas, a donde los llevaban a dormir, estuviera "completa", la red dejaba a los mendigos en diferentes parques de la ciudad para recogerles por la mañana.

Las diez personas halladas en condiciones "infrahumanas" durante el operativo llevado a cabo en torno a la vivienda de Puente de Vallecas fueron asistidas por el samur social. El samur social intentó durante horas convencer a los indigentes pero ninguno accedió a ir a un albergue.

La investigación ha sido desarrollada conjuntamente por la Brigada Provincial de Extranjería y Documentación de Madrid de la Policía Nacional y por la Unidad Integral del distrito de Carabanchel de la Policía Municipal de Madrid.

El Comité de Entidades de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) de Madrid exige "todo el peso de la ley" para los ocho ciudadanos rumanos detenidos en Madrid por obligar a mendigar a una decena de compatriotas con discapacidades físicas o intelectuales.

Según una nota divulgada hoy por el CERMI, su reclamación se basa en la información de las policías Nacional y Municipal madrileña, que la semana pasada detuvieron en el distrito de Puente de Vallecas a ocho ciudadanos rumanos que obligaba a sus compatriotas lisiados a ejercer la mendicidad en diversos puntos de la capital.

El CERMI considera que una "acción ejemplarizante" de la Justicia en este caso "puede servir de aviso para que otras personas se lo piensen dos veces a la hora de lanzarse a la explotación de personas con cualquier tipo de discapacidad, aprovechando su mayor vulnerabilidad".

"Aprovecharse de la condición física o psíquica de una persona con discapacidad para sacar dinero al mismo tiempo que se degrada su condición humana es algo que el Estado no debe permitir, y sin una dura condena no conseguiremos erradicar este tipo de acciones, que aunque parecen increíbles, continúan existiendo", dice el CERMI.

Por su parte, el consejero de Asuntos Sociales, Salvador Victoria, ha animado hoy a los ciudadanos a denunciar cualquier tipo de explotación de personas, como la de ciudadanos rumanos con discapacidad que eran obligados a mendigar por Madrid, para que se pueda actuar y que el peso de la ley recaiga sobre los explotadores.

Victoria ha incidido en que "si se advierte cualquier tipo de explotación, por el motivo que sea, hay que ponerlo inmediatamente en conocimiento de las fuerzas y cuerpos del orden público y denunciarlo a las instancias oportunas para que tanto la policía como las administraciones pongan en marcha todos los recursos necesarios para evitar que esa situación siga y, además, los responsables paguen sus condenas".