Lissavetzky demanda un polideportivo, una escuela infantil y 85 pisos sociales en las antiguas cocheras de Bravo Murillo

madrid

| 11.04.2011 - 13:45 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El candidato socialista a la Alcaldía de Madrid, Jaime Lissavetzky, reclama un polideportivo con piscina cubierta, una escuela infantil y 85 viviendas sociales, destinadas principalmente a jóvenes, en el solar de las antiguas cocheras de Bravo Murillo, en el distrito de Tetuán. El socialista ha visitado este lunes este espacio en el barrio de Bellas Vistas, donde ha denunciado que, pese a las promesas del PP, no hay ni rastro de los equipamientos prometidos. "La propuesta de Alberto Ruiz-Gallardón en Tetuán tenía tres patas: las cocheras de la EMT, el paseo de la Dirección y Azca. Ninguna de estas propuestas con las que se iba a mejorar la calidad de vida de los 156.000 vecinos del distrito se ha hecho", ha criticado, acompañado por los concejales Oscar Iglesias, Daniel Viondi y Ramón Silva.

Cree Lissavetzky que los barrios están "abandonados" por "la deuda del Ayuntamiento, el déficit que genera la pésima gestión de Gallardón y el despilfarro en temas que tanto le interesan, como el Palacio de Cibeles o privatizar el agua". En este punto, el candidato ha aceptado la posibilidad en los asuntos municipales de una "financiación público-privada" pero ha dejado claro que "una cosa es colaborar con el sector privado y otra es dejar en manos de unos pocos lo que es de todos". Ha puesto como ejemplo el del Ayuntamiento de París, donde la Administración "ha municipalizado la gestión del agua consiguiendo un incremento del 35 por ciento en los ingresos al tiempo que han bajado la tarifa un 8. Sin embargo, aquí es al revés, se quiere privatizar ahora el agua de todos". Lissavetzky teme un "aumento de precio" en las tarifas ya que el sector privado "busca la lógica del beneficio".

Por otro lado, Jaime Lissavetzky ha dado las gracias irónicamente al equipo de Gobierno "por haber limpiado desde las 8 horas" el solar de las cocheras, como le han comentado una vecinas del entorno. "Los coches calcinados que hay aquí los han tapado, es un detalle. Seguiré viniendo y visitando para que, al menos, quede limpio, este solar, destinado únicamente a poner circo", ha dicho.

Por último, el candidato ha arremetido contra el "olvido" de los distritos "gastando mucho dinero en temas puntuales y caros y olvidando los equipamientos de los barrios". "Por eso el lema que he adoptado es el de que quiero ser el alcalde de todos los barrios", ha señalado.

Lissavetzky opina que si no se ha hecho nada, por ejemplo, en las cocheras no se debe a la crisis económica, sino a la "política con un alcalde gastador, despilfarrador, que se ha dedicado a crear una deuda para gastarlo en determinadas obras". "Gallardón olvida a los ciudadanos porque se ha quedado prendado del hormigón", ha afirmado.

"El gasta y nosotros pagamos una deuda que es la mayor de cualquier capital española y que representa el 25 por ciento del conjunto de la deuda de los ayuntamientos españoles", ha declarado tras recordar su apuesta por un Plan C para la capital, su promesa de quitar la Tasa de Basuras y la de introducir un IBI social.