Lissavetzky acusa a Botella de hacer de Moratalaz un distrito "fantasma" y "cerrado"

madrid

| 04.02.2014 - 14:59 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El portavoz socialista en el Ayuntamiento, Jaime Lissavetzky, ha denunciado este martes que para la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, Moratalaz es un distrito "fantasma" y, como ejemplo, ha criticado que las pistas deportivas de El Vandel' estén en desuso tras haberse gastado un millón de euros para dotarlas de placas solares, de cara a aportar electricidad para los vestuarios y la iluminación de las instalaciones.

Así lo ha manifestado Lissavetzky durante una visita al distrito para denunciar, además, la gestión "ineficaz" y "operante" del Ayuntamiento de Madrid con el deporte base. "Quedaron cegados por los Juegos Olímpicos y se olvidaron el deporte de base", ha recalcado el edil socialista para preguntar cuáles son las razones que hacen que estas pistas estén cerradas.

También ha denunciado que igualmente "cerrado" está el intercambiador de transportes, la sede de la Junta Municipal y la sede de la Policía Municipal. "Incluso el local que ocupaba la Agencia para el Empleo se ha llevado a Retiro, pese a que Moratalaz cuenta con un tres por ciento más de paro", ha señalado para aseverar que Moratalaz, por ello, parece un "distrito fantasma".

Lissavetzky ha estado acompañado en su visita por los concejales Diego Cruz y Luis Llorente y representantes de las asociaciones vecinales y también ha denunciado "el abandono" de los espacios interbloques ,donde se acumula "la basura por falta de mantenimiento".

La visita a las pistas deportivas de El Vandel de este martes se produce tras la reunión que el propio Lissavetzky, junto a los ediles Diego Cruz y Alberto Mateo, mantuvo ayer con unas cincuenta asociaciones deportivas.

Según explicó el portavoz socialista, estos colectivos han sufrido recortes de más de un 30 por ciento al tiempo que las tasas por utilizar las instalaciones "crecen un 20 y más". "Alquilar una piscina para un partido de waterpolo ha pasado de costar cien euros a 600", ha comentado Lissavetzky para referirse a un caso en Tetuán.