Lasquetty cree que Gómez tiene muchos amigos que colocar y pocas ideas

madrid

| 27.11.2010 - 14:43 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El consejero de Sanidad, Javier Fernández-Lasquetty, ha considerado hoy que el líder del PSM, Tomás Gómez, "tiene muchos que colocar y pocas ideas en la cabeza" en relación con la sanidad madrileña.

Fernández-Lasquetty ha hecho estas declaraciones a los medios de comunicación en la presentación de la nueva flota de ambulancias de traslado urgente del SUMMA 112, al ser preguntado por las propuestas del secretario general de los socialistas madrileños en materia de sanidad.

Para el consejero de Sanidad, la única aportación del PSM a la sanidad es que quieren poner consejos de administración en todos los centros sanitarios, es decir, en los 33 hospitales y 425 centros de primaria.

Fernández-Lasquetty ha indicado que Tomás Gómez cree que "la sanidad madrileña va a funcionar mejor si hay 450 órganos burocráticos", lo que le hace pensar que "tiene muchos amigos que colocar y pocas ideas en la cabeza".

Ante la intención del secretario general del PSM de convocar concursos y acabar con las colocaciones "a dedo", el consejero ha subrayado que, en la sanidad madrileña, no se coloca a nadie "a dedo".

La provisión de puestos se hace conforme a procedimientos reglados, ha explicado Fernández-Lasquetty, quien ha precisado que la elección de jefes de servicio de los hospitales se hace con arreglo a un decreto vigente desde el año 1999, que establece cómo acceder a una plaza mediante un concurso-oposición y que se publica en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCAM).

El consejero ha estimado que Tomás Gómez "ignora" lo que en realidad sucede en la sanidad madrileña y ha vaticinado que "como tenga que dar sueldos o dietas a 450 consejos de administración lo va a tener complicado y, desde luego, los madrileños tendrían que pagar muchos impuestos para que los amigos de Tomás Gómez estuvieran colocados".