Las víctimas del pederasta de Ciudad Lineal se sometieron a tratamiento profiláctico

Una de las niñas aún tiene pesadillas y su madre confirma que Ortiz le dio Orfidal

madrid

| 08.11.2016 - 13:26 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Dos años después de que el pederasta de Ciudad Lineal supuestamente cometiese las agresiones, la segunda víctima, de nueve años, actualmente sigue sufriendo pesadillas con los hechos ocurridos el 10 de abril de 2014, según ha manifestado hoy su madre en el juicio.

La madre de la menor ha declarado hoy a puerta cerrada ante el tribunal de la Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Madrid que juzga a Antonio Ángel Ortiz, de 44 años, para quien la Fiscalía pide 77 años de prisión por secuestrar y agredir sexualmente a cuatro niñas.

Al término de la declaración, fuentes jurídicas han informado que su madre ha contado al tribunal cómo su hija sigue teniendo pesadillas con el presunto pederasta. Pese a ello, la familia rechazó el tratamiento psicológico que se le ofreció después de la agresión para no "forzar" a la menor, conocida como TP3.

Y ha contado que el tratamiento profiláctico al que tuvo que someterse durante los tres meses posteriores a la agresión y que implicaba que la menor tomase tres pastillas diarias, le sentó muy mal.

Ortiz presuntamente se llevó a esta menor a las ocho y media de la noche, la suministró Lorazepam (Orfidal), la agredió sexualmente en el piso de la calle Santa Virgilia y posteriormente la abandonó a la una de la mañana en la estación de metro de Hortaleza.

El hombre que la encontró en las inmediaciones de dicha estación también ha testificado en el juicio y ha dicho que estaba perdida, vagando por la calle y llorando. Ha asegurado que la niña "no podía articular palabra" y que solo dijo que su madre estaba en el metro, por lo que la acompañó hasta allí y se la entregó a una operaria, quien se la acercó a la Policía.

También ha declarado uno de los policías que participó en la Operación Candy, que se saldó con la detención del acusado, y que fue quien acompañó a la menor al denominado "piso de los horrores".

Este agente ha puesto en valor los datos aportados por la pequeña sobre la citada vivienda y ha dicho que algunos de ellos eran "calcados" con lo que luego encontraron en la casa.

Según él, la menor era bastante precisa, su descripción concordaba "exactamente" con la realidad y si no tenía certeza sobre algo, prefería no aportar información.

De hecho, el croquis que realizó esta niña fue crucial para localizar este piso, donde Ortiz presuntamente cometió dos de las cuatro agresiones.

La niña también le contó que Ortiz la duchó después de que se produjese la agresión, como también pudo hacer con las otras víctimas.

SUS VÍCTIMAS SE SOMETIERON A UN TRATAMIENTO PROFILÁCTICO

Las cinco víctimas del pederasta de Ciudad Lineal debieron someterse a un tratamiento médico de carácter profiláctico para evitar enfermedades venéreas durante los seis meses posteriores a las agresiones, lo que causó a alguna de ellas fuertes efectos secundarios, según han informado fuentes jurídicas.

Lo ha explicado una doctora del Hospital La Paz de Madrid que atendió a la segunda víctima del pederasta y que ha testificado hoy a puerta cerrada en la Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Madrid que juzga a Antonio Ángel Ortiz, de 44 años, para quien la Fiscalía pide 77 años de prisión por secuestrar y agredir sexualmente a cuatro niñas.

Esta pediatra atendió a la menor de nueve años, conocida como TP3, a quien Ortiz presuntamente secuestró, agredió sexualmente en el piso de la calle Santa Virgilia y posteriormente abandonó en la estación de metro de Hortaleza.

Según han informado fuentes jurídicas, la doctora ha manifestado ante el tribunal que todas las víctimas debieron someterse a un tratamiento médico que duraba entre tres y seis meses después de las agresiones y cuyo objetivo era evitar posibles enfermedades venéreas.

Por tanto, como han puntualizado las mismas fuentes, esto podría evidenciar que las agresiones fueron "completas".

Este tratamiento, que consistía en tomar tres pastillas diarias, tenía fuertes efectos secundarios y, de hecho, la madre de la tercera víctima, que también ha declarado hoy en el juicio, ha explicado que a su hija le sentaron muy mal.