Las torrijas se reinventan esta Semana Santa

Evolucionan hacia las de chocolate y las rellenas de crema

Torrijas

madrid

| 24.03.2016 - 11:31 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Los dulces de Cuaresma son durante estos días los protagonistas de la sobremesa en todas las casas andaluzas, ya sean elaborados con recetas tradicionales por particulares o en obradores para copar los escaparates de las pastelerías. Entre esta variedad de dulces destacan los pestiños, el piñonate y, sobre todo, las torrijas, que cada año se reinventan para sorprender a los paladares más atrevidos.

Así lo ha puesto de manifiesto Lourdes Vega, la propietaria de la Confitería San Pablo en pleno centro de la capital andaluza, quien ha explicado que en estas fechas los dulces típicos son las torrijas, las cuales se elaboran en diferentes tamaños y con distintos ingredientes para que guste a todos los paladares.

En este sentido, ha explicado que las hay pequeñas, medianas y grandes, ya sean de azúcar y canela o de miel. No obstante, ha subrayado que la "novedad" de este año son las torrijas de chocolate y las rellenas de crema que "se venden muy bien". Además, ha señalado que también elaboran torrijas sin azúcar para las personas que no pueden tomar este ingredientes por problemas de salud.

Asimismo, ha enumerado otra serie de dulces "tradicionales" que engatusan a los paladares más selectos durante estas fechas. Se trata de la leche frita, los borrachuelos de cabello de ángel y miel, los pestiños, las yemas sevillanas y las abuelas de miel. Esta última, ha explicado, se trata de una masa "más fina" que la del pestiño a la que se le añade "vinagre y miel" para experimentar su crujir en el primer mordisco.

Otro dulce "típico" de la Cuaresma sevillana es la 'poleá', que suele verse en las confiterías de la ciudad durante el fin de semana previo al Domingo de Ramos. Y el que no falta en la mesa es el buñuelo de Cuaresma que, según esta pastelera, tiene "una masa exquisita" y va relleno de crema y nata. Se trata, en definitiva, de toda una gama de "dulces típicos" que siguen una "tradición" muy arraigada en Sevilla.