Las 'ranas' de Aguirre

madrid

| 24.04.2017 - 20:47 h

Ignacio González, su mano derecha, ha sido el último y el golpe más duro para ella. Pero hasta 15 personas de su confianza, o entorno cercano, que han estado a las órdenes de Aguirre han sido señalados por distintas investigaciones. Trama Gürtel, Púnica, investigación en la Consejeria de sanidad y ahora la Operación Lezo, son algunas de los casos de corrupción en las que han estado implicados hombres de su confianza.

De Francisco Granados dijo que le salió rana y con el segundo, Ignacio González, se ha sentido traicionada, convertido ya en la segunda 'rana' de la 'lideresa' que ingresa en prisión, como ya hiciera hace dos años y medio el primero de ellos, por su implicación en la trama Púnica

Otro de los que le salió rana, ha sido el que fue su viceconsejero de Presidencia y exaconsejero de Deportes, Alberto López Viejo, encargado de la contratación de sus actos y acusado de colaborar con las empresas de Correa, en la trama Gürtel.

La propia Aguirre ya parecía temer que a sus dos 'ranas' se les sumarían más cuando en febrero del año pasado compareció en la comisión de investigación sobre corrupción política de la Asamblea de Madrid.

Allí declaró que durante los 33 años que llevaba en política (ahora son 34) había nombrado a 500 cargos y solo dos le habían salido "rana", en concreto Francisco Granados, actualmente en prisión por su implicación en la trama Púnica, y el exconsejero de la Comunidad Alberto López-Viejo, imputado en el caso Gürtel. Y preguntada sobre si en los siguientes meses podrían salir más "ranas", Aguirre se limitó a decir: "De momento, dos".

Ignacio González se suma ahora a esta lista, aunque de su equipo más cercano de colaboradores hay otros que están imputados por el caso Púnica. Uno de ellos es el que fuera 'número dos' de Ignacio González en su etapa como presidente, Salvador Victoria, que fue consejero de Presidencia y Justicia, portavoz del Gobierno y presidente de Canal de Isabel II. Otra es la exconsejera de Educación Lucía Figar, muy próxima a Aguirre.

Ambos fueron citados a declarar como imputados por el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco por su presunta implicación en la trama Púnica en junio de 2015, solo unos días después de las elecciones autonómicas y municipales. Durante su comparecencia en la comisión de investigación de la Asamblea, Aguirre se mostró convencida de la inocencia de ambos, sobre todo de Lucía Figar.

"Intenté usar mi capacidad de convicción para convencer a la señora Figar de que viniera al Ayuntamiento y me dijo que no, que quería dejar la política (...) Me entristeció porque considero que es una de las personas más capacitadas para la política, por supuesto que confío en Figar", dijo entonces.

Algo más tibia fue su defensa de Victoria, y cuando le preguntaron si confiaba en él respondió inicialmente con un escueto "sí, sí". "Es una persona que tiene toda mi confianza (...) de momento, sí", precisó a continuación.

Otro de los implicados en la trama Púnica fue el exgerente del PP de Madrid Beltrán Gutiérrez Moliner, y aunque Aguirre dijo en su momento que ella no le nombró para ese cargo, lo cierto es que cuando ella asumió las riendas del partido él continuó en el puesto. Además, cuando Beltrán Gutiérrez fue cesado como gerente por su implicación en el caso de las tarjetas "black" de Caja Madrid, volvió a ocupar su plaza como empleado del PP de Madrid.