Las comunidades de vecinos podrán negarse a albergar pisos de uso turístico

La Comunidad de Madrid pone coto a los apartamentos turísticos que tendrán un certificado

"No somos prohibicionistas, lo que queremos es regularlo para que haya unas garantías en su utilización", señala Cifuentes

madrid

| 27.06.2017 - 12:33 h

La Comunidad de Madrid pondrá coto a los apartamentos turísticos con una nueva normativa que creará un certificado de idoneidad para las viviendas, permitirá que las comunidades de vecinos veten los apartamentos turísticos y tratará como empresas turísticas a plataformas como AirBnb. El borrador del nuevo decreto ha sido anunciado hoy por la presidenta Cristina Cifuentes en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno e incluye medidas como que los propietarios remitan la identidad de las personas alojadas a las que se alojadas a la Dirección General de la Policía, equiparándolos a los hoteles.

El documento, que desde mañana se someterá a consulta pública, contempla la prohibición de estas viviendas en las comunidades "cuyos estatutos lo recojan de manera expresa" o que todos los alojamientos tengan un seguro de responsabilidad civil, hoja de reclamación y respeten un ratio de capacidad de personas. Además, desaparece del texto anterior el concepto de "habitualidad", el plazo mínimo de tres meses que se exigía para el ejercicio de la actividad turística y la prohibición de que las viviendas se cediesen por habitaciones.

Respecto al Certificado de Idoneidad para Vivienda de Uso Turístico (CIVUT), Cifuentes ha detallado que pretende ser una "mayor garantía" de seguridad y calidad.

Esta acreditación, que debe ser expedida por un profesional acreditado, garantizará que la vivienda dispone de calefacción en condiciones de funcionamiento, suministro de agua fría y caliente y fuentes de energía suficientes, ventilación directa al exterior o a patio no cubierto, extintor y señalización de salida.

El nuevo texto busca cubrir el "vacío legal" que dejó la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid que el año pasado anuló el decreto del 2014 al considerar que la estancia mínima de cinco noches que fijaba restringía la competencia y hacer "compatible la actividad turística de los hoteles" con apartamentos que den garantías a los usuarios.

Entre las novedades de la norma figura el concepto de Canales de Oferta Turística, inexistente hasta ahora y que hace que plataformas online como Airbnb estén sujetas al régimen sancionador cuando se produzca algún incumplimiento.

Las comunidades de propietarios podrán negarse a albergar viviendas de uso turístico si así consta en sus estatutos de forma expresa.

Entre las infracciones que podrían cometer figura la de no incluir la vivienda en el registro de la Comunidad de Madrid.

Junto a los Ayuntamientos, el Gobierno regional incrementará las inspecciones para evitar los apartamentos no registrados, lo que previsiblemente tendrá como consecuencia un aumento de las sanciones según Cifuentes.

"No somos prohibicionistas, lo que queremos es regularlo para que haya unas garantías en su utilización", ha recalcado hoy Cristina Cifuentes, que cree que su modelo es opuesto al del Ayuntamiento de Madrid que opta por tasas turísticas y prohibiciones. En opinión de Cifuentes, la situación de la ciudad de Madrid "poco tiene que ver" con el caso de ciudades como Barcelona u otras ciudades costeras y en la capital española no hay preocupación ciudadana en torno a la proliferación de viviendas de uso turístico, según dice un informe municipal que hoy ha citado.

Además, la presidenta ha relacionado la turistificación (el proceso por el cual el uso residencial es sustituido por actividades terciarias orientadas al turismo) con el modelo de ciudad, aunque ha recordado las competencias en materia de ordenación turística son de las comunidades autónomas.

Finalizado el periodo de alegaciones públicas, de 15 días, la propuesta será remitida a las asociaciones y organizaciones del sector para que realicen aportaciones antes de su aprobación definitiva.

Según la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid (AEHM), en 2016 los alojamientos turísticos pasaron de 10.000 a 20.000, de los que solo 3.000 están registrados.