Lanzan por la ventana a una niña de dos años para salvarla del fuego

El incendio se produjo en un piso de la calle de la calle Tánger, en Madrid

Los vecinos se organizaron con mantas para poder coger a la niña en el aire

La madre intentó también saltar pero le pidieron que no lo hicieran

madrid

| 20.05.2015 - 14:08 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Ocurrió el pasado 20 de Marzo... Un aparatoso incendio en el número 38 de la calle Tánger, en Puente de Vallecas, se saldó con ocho intoxicados leves por humo, un bombero con quemaduras de segundo grado en la mano, y la casa donde se originó el fuego totalmente arrasada.

El fuego se inició sobre las doce del mediodía en la citada vivienda, en la que se encontraba el matrimonio, formado por una mujer de 22 años y un hombre de 30, y sus dos hijos, un bebé de seis meses y una niña de tres años.

La familia consiguió salir de su casa pero el padre y el bebé resultaron intoxicados y la madre sufrió un esguince en el tobillo del pie derecho. Las llamas destruyeron la vivienda aunque los bomberos consiguieron que no alcanzaran a otras.

Sin embargo, la familia que vivía en el piso contiguo al que se originó el incendio, presa del pánico, salió a la ventana y arrojó a una niña de dos años para que la recogieran los vecinos abajo con mantas...Su objetivo era salvar a la niña, porque dentro de la casa ya apenas se podía respirar por culpa del humo, y temían por la vida de la pequeña.

De hecho, la madre quiso también arrojarse pero los vecinos la tranquilizaron y le dijeron que no lo hiciese porque las mantas no aguantarían su peso.

El humo se extendió por la escalera del edificio y provocó la rotura de todos los cristales de la misma, lo que dio lugar a escenas de pánico entre los vecinos. Mientras que algunos bomberos del ayuntamiento extinguían el incendio otros recorrían todas las viviendas para tranquilizar a los vecinos y avisarles de que no salieran de sus casas.

Una vez apagadas las llamas muchos vecinos salieron a la calle, donde el Samur Protección Civil montó un hospital de campaña en el que atendió a ocho personas por intoxicación y crisis de ansiedad, además de a un bombero que ha sufrido quemaduras en su mano derecha. Al parecer, el incendio pudo originarse cuando una niña jugaba con un mechero en el interior de la vivienda. Actualmente la vivienda permanece cerrada.