La Unidad Especializada en Tabaquismo ha atendido a cerca de 11.000 fumadores

madrid

| 14.03.2016 - 14:35 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Unidad Especializada en Tabaquismo (UET) de la Comunidad de Madrid ha atendido desde su puesta en marcha, en 2003, a 10.899 fumadores. La mayoría de estos fumadores tienen enfermedades graves (respiratorias, cardiovasculares o psiquiátricas, entre otras), padecen gran dependencia a la nicotina o son fumadoras embarazadas. El 61% de los usuarios abandona el hábito de fumar, una tasa por encima de la media.

El consejero de Sanidad, Jesús Sánchez Martos, que hoy ha visitado la unidad, ha destacó el éxito del programa que lleva a cabo este centro de la Dirección General de Salud Pública, con actividad asistencial, docencia e investigación, a lo que suma estos días su acreditación por la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica como la única Unidad Especializada en Tabaquismo de España de “Alta Complejidad y con criterios de excelencia”.

El consejero de Sanidad ha aprovechado la celebración hoy del Día Europeo de Prevención del Riesgo Cardiovascular para animar a los fumadores a que abandonen el hábito con la ayuda de su médico o enfermera de los centros de salud, que cuentan con consultas programadas para la atención del fumador y formación específica en deshabituación.

Sánchez Martos ha indicado que, al dejar de fumar, se reduce el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón entre un 50 y un 75%, e igualmente disminuye cerca del 30% la posibilidad de padecer enfermedades tan graves como el infarto de miocardio o el ictus cerebral. A las pocas semanas de abandonar el hábito se incrementa la capacidad respiratoria y el rendimiento de ejercicio físico. Los pacientes son derivados a la UET por los sanitarios de Atención Primaria y neumólogos de Atención Hospitalaria, fundamentalmente. Reciben atención personalizada en consulta médica y enfermera durante doce meses, y se les realizan diferentes pruebas para determinar su grado de adicción al tabaco.

El consumo de tabaco lleva más de dos décadas disminuyendo en la Comunidad de Madrid. Según el último Informe del Sistema de Vigilancia de Factores de Riesgo de Enfermedades No Transmisibles, el 24% de la población madrileña de 18 a 64 años fuma y el 15,5% de los madrileños se considera exfumador. Entre 1995 y 2014 la prevalencia de consumo de tabaco disminuyó en la Comunidad de Madrid, globalmente un 43,4%. Con respecto a los jóvenes, el 6,9% de los jóvenes de 15 y 16 años fuma diariamente frente al 27,35% que consumía tabaco a diario en 1996.