El Ayuntamiento proyecta una Gran Vía peatonal con carriles variables

La Gran Vía estará en obras este año para que aceras y calzada estén al nivel

Calvo tacha el túnel en Gran Vía de "ocurrencia" de Aguirre y dice que lo descartaron "desde el minuto inicial"

Cifuentes niega deslealtad con el Ayuntamiento Madrid por el protocolo de contaminación

C's advierte a Carmena de que no da tiempo a peatonalizar Gran Vía "de forma seria" en lo que le resta de mandato

madrid

| 11.01.2017 - 10:48 h

El Ayuntamiento de Madrid acometerá este año obras en la Gran Vía para que la calzada y las aceras queden al mismo nivel, con una "plataforma única", con lo que esta arteria quedará preparada para el cierre parcial al tráfico derivado de su inclusión en la gran área de prioridad residencial del Centro.

El delegado de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, ha avanzado esta actuación durante una rueda de prensa con la delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, en la que ambos han insistido en la buena aceptación ciudadana del cierre provisional de la Gran Vía con motivo de la Navidad.

Según ha indicado en la rueda de prensa el delegado de Desarrollo Urbano Sostenible, la Gran Vía se incluirá en el área de prioridad residencial del distrito centro que impide la circulación a los no residentes, aunque su compañera Inés Sabanés ha precisado que aún se estudia si habrá algún tipo de "flexibilidad" para que puedan pasar más vehículos por esta arteria que por el resto del distrito.

El objetivo del equipo de Gobierno de Manuela Carmena es que en 2018 no puedan acceder a buena parte del Centro de la capital quienes no sean residentes, aunque sí se permite el paso a vehículos autorizados, entre ellos los de comerciantes y taxis.

De momento, para este 2017 se han anunciado obras que facilitarán que no haya diferenciación entre la calzada y las aceras -que quedarán a la misma cota- como sucede en las calles peatonales del centro de la capital. Con la intervención se situarán también en los accesos bolardos que faciliten la apertura "flexible" de uno o dos carriles por sentido, en función de las necesidades del tráfico.

El Ayuntamiento de Madrid cerró durante 29 días de los meses de diciembre y enero la Gran Vía a la mayoría de los vehículos -excepto a los no residentes- en una actuación que tenía como objetivo probar la medida para ver si era posible aplicarla de forma definitiva.

Hoy, después de una experiencia "muy positiva" a juicio de los ediles, José Manuel Calvo ha anunciado que el Ayuntamiento ya trabaja en un proyecto que "permita consolidar esta actuación y este modo de utilizar la Gran Vía" testado en la Navidad.

Aunque la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, anunció esta misma semana una consulta ciudadana sobre cómo acometer los cambios en la Gran Vía, hoy sus ediles han expuesto ya sus planes específicos para la transformación de esta arteria: este 2017 van a comenzar las obras para que todo el pavimento de la Gran Vía sea una "plataforma uniforme", de manera que peatones y vehículos circulen al mismo nivel.

Otra cuestión estratégica que el equipo de Gobierno de Manuela Carmena ya tiene "clara" es la instalación de elementos lumínicos o bolardos que permitan, "según las necesidades", habilitar más o menos carriles para el paso de vehículos.

También está estudiando el Ayuntamiento el modo de iniciar medidas para agilizar el paso del transporte público por la zona, debido a las quejas por la "acumulación" en Gran Vía de taxis y autobuses durante la prueba de Navidad.

La alcaldesa citó este lunes la posibilidad de crear un autobús lanzadera que recorra la Gran Vía de punta a punta, y, de ese modo, conseguir que no transiten por ella todas las líneas de autobús que unen el este y el oeste de la ciudad.

De acuerdo con la experiencia de estos días, el Ayuntamiento ha dicho que en la futura actuación sobre esta arteria tendrá en cuenta "las necesidades detectadas en cuanto a transporte público, carga y descarga, necesidades de transporte de los distintos servicios hoteleros existentes en la zona y la red de aparcamientos públicos".

"La nueva Gran Vía se tiene que integrar en este nuevo modo de entender el distrito centro, como es la gran Área de Prioridad Residencial (APR) donde lo que pese más sea el transporte público, el transporte en bicicleta y el desplazamiento peatonal", ha dicho el delegado José Manuel Calvo.

"De este modo la Gran Vía será más humana, más amable, más cercana y estará a la altura de ese Madrid moderno que quiere equipararse a las ciudades más avanzadas de nuestro entorno", ha ensalzado el delegado.

CIFUENTES RECHAZA LAS ACUSACIONES DEL AYUNTAMIENTO Y DEFIENDE SU BORRADOR DE PROTOCOLO

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha rechazado las acusaciones de "deslealtad" por parte del Ayuntamiento de la capital a raíz del borrador del protocolo anticontaminación de la Comunidad de Madrid, que insta a tomar medidas cuando se registran 200 microgramos de NO2 por metro cúbico y no 180, como fija el del Consistorio.

La polémica llega porque en el mes de julio cuando se presentó el primer borrador, la Comunidad, al igual que el Consistorio, fijaba la cifra en los 180 mg/m3, y ahora cuando ha sacado el documento a información pública en su web lo ha subido a 200, algo que la delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, ha tildado de "error de primera magnitud".

Cifuentes ha explicado que la Comunidad lleva un año trabajando en un protocolo marco y en ese protocolo marco ha habido muchos documentos previos de trabajo donde se han contemplado hipótesis diferentes, pero ha remarcado que "hasta la fecha el único borrador como tal es el que se ha publicado en el Portal de la Transparencia para que cualquier ciudadano pueda hacer alegaciones y aportaciones".

Además, ha insistido, "es el documento que se está hablando con ayuntamientos en la mesa de calidad del aire". "No entiendo esa acusación de deslealtad porque todo el debate se ha producido en la mesa", ha remarcado.

C'S ADVIERTE A CARMENA DE QUE NO DA TIEMPO A PEATONALIZAR GRAN

La portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Madrid, Begoña Villacís, ha asegurado que no da tiempo a peatonalizar "de forma seria" Gran Vía en "los dos años" que le quedan a la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena, en el cargo.

"Ellos -Ahora Madrid- hablaban de que quieren peatonalizar en principio, pero hay que pensar que les quedan dos años de mandato, y no da tiempo a peatonalizar Gran Vía si uno lo hace seriamente, con estudios técnicos", ha explicado Villacís ante los medios de comunicación, para añadir a continuación que "lo único que tienen en presupuestos es una partida para ampliar aceras".

Begoña Villacís ha criticado que se presupueste "sin saber cómo va a incidir en el tráfico, en los negocios, en los madrileños, y sin haberse reunido con nadie, de espaldas a todos estos agentes". "Lo primero que tienen que hacer es reunirse, recibir el feedback, después de reunirse, análisis, estudios de impacto y luego deben tomar las decisiones", ha propuesto.