La prisión de Alcalá-Meco cuenta con programas de reinserción para presos con discapacidad

La Comunidad de Madrid apoya talleres de formación y de orientación laboral

madrid

| 22.06.2012 - 14:50 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

El consejero de Asuntos Sociales de la Comunidad de Madrid, Salvador Victoria, ha mostrado su apoyo a la reinserción social de reclusos con discapacidad física a través de un programa de la Federación de Asociaciones de Personas con Discapacidad Física y Orgánica de la Comunidad de Madrid (FAMMA) con talleres de formación y de orientación laboral en los centros penitenciarios madrileños.

Victoria, acompañado del secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, Juan Manuel Moreno, el alcalde de Alcalá de Henares, Bartolomé González; y del director general de Instituciones Penitenciarias, Angel Yuste, ha visitado este viernes el centro penitenciario Madrid-I (Alcalá-Meco), donde comprobó el desarrollo de este programa en varias de sus instalaciones.

En este centro hay las habitaciones adaptadas para personas con discapacidad, gimnasio y aula digital. En este último recurso se trabajan las habilidades sociolaborales de los internos.

El responsable regional ha elogiado esta iniciativa pionera, en la que los reclusos acuden a talleres de formación, donde adquieren conocimientos y habilidades para lograr una inserción social positiva en el momento de abandonar la cárcel, y disponen también de orientación laboral para la búsqueda activa de empleo.

En este sentido, ha señalado que todos los reclusos con alguna discapacidad que se encuentran en Madrid-I disfrutan de un régimen de vida que permite las salidas diarias del centro.

Junto a los talleres y los itinerarios de orientación laboral, este programa también ofrece a los reclusos con discapacidad encuentros con personas que pueden transmitirles ejemplos de superación y una actitud positiva ante su situación.

HOJA DE RUTA

Victoria ha recordado a estos internos que, al salir de la cárcel,

la Comunidad "también velará por su integración y por que tengan cada vez mayores facilidades de integración social". Así, les ha explicado que el Gobierno regional acaba de aprobar el III Plan de Acción para Personas con Discapacidad, "una ambiciosa hoja de ruta dotada con más de 1.600 millones de euros para los años 2012-2015, un 30 por ciento más que el anterior plan".

Entre las principales novedades de este Plan, la Comunidad promoverá la homologación de la tarjeta de aparcamiento para discapacitados de forma que sea válida en todos los municipios de la región.

Asimismo, el Ejecutivo regional regulará la figura de los perros de asistencia para facilitar el acceso de las personas con discapacidad física, intelectual o sensorial a más espacios públicos, equiparándola a la de los perros guía de discapacitados visuales.

Además, el Plan introduce un reconocimiento a la libertad política de la personas con discapacidad para que puedan participar íntegramente en el proceso electoral, pudiendo así ser electores mediante su voto activo y formar parte de las mesas electorales como cualquier otro ciudadano.

PROGRAMAS DE AYUDA

En la región hay 276.000 personas con algún tipo de discapacidad, física o intelectual, para las que la Comunidad de Madrid cuenta con una red asistencial de más de 21.000 plazas de atención especializada, con más de un centenar de centros ocupacionales y diferentes programas e iniciativas destinadas a procurar su plena integración social y la mayor autonomía posible.

Así, por ejemplo, para las personas con discapacidad física, existen programas como los Pisos de Transición a la Vida Independiente, un recurso en los que los usuarios reciben un entrenamiento en las acciones cotidianas del día a día como paso previo a lograr la independencia de sus familias.

Por último, el Programa de Vida Independiente, a través del que se facilita un asistente personal que ayude a la persona en cuestión en las tareas que mayor dificultad le planteen con el objetivo de potenciar la máxima autonomía posible.