La pradera de San Isidro acoge las fiestas del patrón

madrid

| 14.05.2012 - 14:25 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Durante estos días Madrid celebra la festividad de su patrón, San Isidro Labrador y la pradera del mismo nombre se convierte en el lugar de encuentro de madrileños y forasteros donde poder compartir los manjares propios de estas fechas, como son las rosquillas y los barquillos. Desde la calle Vía Carpetana hasta el Paseo del 15 de mayo, junto al margen oeste del Río Manzanares se extiende una zona de ocio y tradiciones.

En declaraciones a Europa Press Televisión, una de la tenderas de un puesto de rosquillas, María José, ha explicado que "lo tradicional en estas fechas son las rosquillas", por un lado están "las listas cubiertas con diferentes sabores" y por el otro "las tontas que no están cubiertas de nada".

Pero no es el único manjar que se degusta durante estos días del patrón madrileño, esta chulapa que ayuda a sus amigos a vender rosquillas ha indicado que "aparte se suelen vender barquillos y obleas (típicas tortas blandas), así como tortas de anís y chicharrones".

Pese a todo, las fiestas también son objeto de la crisis, en este caso la tradición no manda y desde este puesto de rosquillas han reconocido que las ventas han descendido, "se nota bastante la crisis, hay mucha gente en el paro y no es lo mismo" ha confirmado María José.

LOS TRAJES Y TRADICIONES TIPICAS DE SAN ISIDRO

La festividad de San Isidro y su celebración gira en torno a la asociación que hay entre el agua y el patrón. Es costumbre beber del "agua del santo" que brota en un manantial cercano a la Ermita. Costumbre que se mezcla con la de merendar en las praderas de San Isidro si el tiempo lo permite.

A su vez chulapos y chulapas disfrutan de estos días con los trajes típicos, Vicenta, una madrileña del barrio de Chamberí "reconoce que es una tradición que se está perdiendo", pese a todo ella no ha perdido la tradición y "se ha vestido con el traje tradicional".