La policía municipal en el Madrid Arena: "Íbamos pisando botellas con el coche"

madrid

| 01.04.2016 - 11:42 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

El policía municipal Roberto Heras ha señalado hoy en el juicio del Madrid Arena que advirtió a la jefa policial del macrobotellón que se estaba celebrando en el Lago de la Casa de Campo donde había bastante gente, aunque ella le dijo que no podía hacerse cargo. "Íbamos pisando botellas con el coche".

Heras, que participó en el dispositivo policial desplegado la noche de la tragedia, ha testificado en una nueva sesión de la vista oral que se celebra en la Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Madrid.

En su comparecencia, ha asegurado que antes de la apertura de puertas no había botellón, pero que en uno de los recorridos por la zona de Lago vio que había bastante gente haciendo botellón y, según ha dicho, la responsable policial del dispositivo desplegado en el Madrid Arena, Cándida Jiménez, lo comunicó por la emisora si bien dejó claro que ella "no podía hacerse cargo de

eso".

Las acusaciones particulares consideran el macrobotellón del exterior como un hecho clave en la tragedia que se produjo más tarde en el pabellón, si bien Jiménez aseguró ayer que su misión no era impedir un botellón a 50 metros del pabellón. "Había bastante gente, íbamos pisando botellas con el coche", ha destacado el agente.

Se da la circunstancia de que el agente ha reconocido que el equipo desplegado en el Madrid Arena estuvo pendiente de vigilar los botellones en distintos lugares del centro de Madrid, mientras en los alrededores del recinto se estaba celebrando un macrobotellón.

Ha explicado que el equipo policial del Madrid Arena disponía de dos patrullas de apoyo, que estaban situadas en la Plaza de España y la Plaza de los Cubos con el fin de vigilar los botellones en estos lugares. Y más tarde ha comentado que se desplazó al paseo Juan XIII porque había problemas con un botellón. "Había gente bebiendo fuera de los locales", ha añadido.

Todo ello sucedió mientras se celebraba un macrobotellón en el Lago de la Casa de Campo, en los alrededores del Madrid Arena, en cuya entrada estaban situados las patrullas de policía municipal.

Más tarde, ha testificado su compañero Francisco Javier Castro, que ha asegurado que la Policía Municipal sí tenia competencia para desplegar agentes de paisano en el interior del pabellón. De hecho, ha precisado que tiene constancia de policías de paisano en eventos de más de 6.000 personas. "No es necesario pedir autorización para ello", ha dicho el agente, después de que Cándida Jiménez asegurase ayer que debería haber habido agentes de paisano en el interior.