La policía municipal detiene a una persona por el timo de los “billetes tintados”

Policía municipal (Archivo)

madrid

| 03.03.2014 - 14:10 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Policía Municipal ha detenido a un individuo, con el cargo de estafa, por el timo de los billetes tintados, ante la denuncia de un ciudadano en la Unidad de Policía Municipal del distrito Centro-Norte, alegando que le habían estafado 3.600 euros. El denunciante relató que un individuo le propuso un negocio con el que podría ganar hasta un 40% más de lo invertido en muy pocas horas.

El negocio consiste en lo que se conoce como el timo de "los billetes tintados", en el que hacen creer a la víctima que podrá obtener un beneficio por ayudar al estafador a limpiar, literalmente, su dinero.

El timador, de origen camerunés, embaucó a la víctima en su puesto de trabajo, diciéndole que necesitaba de su ayuda para lavar una gran cantidad de dinero, de curso legal, que tiene traído de su país (5.000 euros).

En realidad se trata de simples papeles negros del tamaño de un billete, pero el timador asegura que lo tiene oculto tras una tinta negra para que no se lo roben, y solo necesita un pequeño baño de tinta de color para poder limpiarlo.

A partir de ahí, se juntan los billetes negros del estafador con la misma cantidad de dinero limpio de la víctima, se rocía todo el paquete con unos polvos y un líquido, y se tapan con papel aluminio y cinta de embalaje. Pasadas 24 horas ya se puede abrir el paquete y todo se habrá convertido, por arte de magia, en dinero de curso legal. Por esta ayuda le ofrece a la victima devolverle su dinero más un 40% por las molestias.

El truco está en que en el momento de cerrar el paquete con la cinta de embalaje, se da el cambiazo, dejando un paquete solo con billetes negros (que son simples cartulinas), y guardándose el estafador el que contiene lo billetes buenos.

Para que la victima no sospeche, la deja a ella la custodia del "paquete mágico" durante las 24 horas, diciéndole que no puede abrirlo antes, por que sino se estropearían todos los billetes. Este transcurso de tiempo es el que aprovecha el estafador para desaparecer.

En este caso la victima desconfió del individuo y cuando este se fue de su casa, abrió el paquete encontrándose solo los papeles negros. En ese momento decidió acercase a la Unidad de Policía Municipal para alertar de la situación.

Por suerte, en este caso el estafador se puso en contacto con la víctima mientras esta contaba lo sucedido a los agentes, requiriéndola verse de inmediato en su casa. Los agentes aprovecharon esta cita para sorprender al individuo y poder detenerle.

En su bolso encontraron varios paquetes con cartulinas de color negro del tamaño de un billete, botes pulverizadores de colores, una aguja hipodérmica, algodones, cinta de embalaje y billetes falsificados, es decir, lo necesario para ejecutar el timo.