La Policía intercepta en Barajas 71 kilos de cocaína camuflados en un cargamento de rosas

madrid

| 01.02.2011 - 11:39 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

Agentes de la Policía Nacional han interceptado en el aeropuerto de Madrid-Barajas 71 kilos de cocaína camuflada en un cargamento de rosas. En la operación han sido detenidas siete personas en Madrid, Valencia y Murcia, y se han practicado dos registros domiciliarios en esta última provincia. El grupo de narcotraficantes ahora desarticulado ya intentó enviar en 2009 un cargamento con 800 kilos del mismo estupefaciente disuelto en polipropileno. El envío fue abortado en Colombia donde se logró detener al conductor del camión que transportaba el contenedor que iba a ser embarcado con destino al Puerto de Valencia.

En el año 2009 comenzaron las investigaciones sobre un grupo de narcotraficantes afincado en Alicante dedicado a introducir grandes cantidades de droga por medio de contenedores. Entonces, se detectó la llegada a España de un empresario afincado en Colombia.

El motivo de este viaje era entrevistarse con los responsables de la red y ofrecerles la infraestructura para llevar a cabo nuevas importaciones de droga camuflada entre el cargamento legal declarado en los envíos. Tras remitir dos cargamentos de prueba, la red se vio obligada a cambiar de empresa exportadora. Esto motivó que varios de sus miembros, entre ellos el encargado de financiar la operación y el responsable de dotar de infraestructura a las remesas de estupefaciente, se desplazaran a Colombia para ultimar los detalles de un nuevo envío de cocaína. En ese viaje decidieron retomar la actividad empleando como tapadera una nueva mercantil con domicilio social en Murcia.

Meses más tarde, los responsables de la organización repitieron la misma operación bajo la nueva empresa tapadera, realizando dos nuevos envíos de prueba empleando también contenedores para comprobar si la ruta resultaba viable.

CAMION CON SACOS DE POLIETILENO

En noviembre de 2009, un camión cargado con sacos de polietileno negro de baja intensidad mezclado con 800 kilogramos de clorhidrato de cocaína que pretendía llegar hasta el puerto colombiano de Buenaventura. Una vez allí subirían el 'container' en un carguero con destino al Puerto de Valencia. El vehículo fue interceptado antes por la policía de Colombia y su conductor detenido.

Tras este nuevo intento fracasado, los investigadores detectaron que a finales de 2010 el empresario español cambió su residencia de Colombia a Ecuador con la intención de retomar la actividad. Después de más de un año, a principios de 2011 la organización delictiva llevó a cabo nuevas importaciones de prueba, estableciendo envíos regulares de mercancías por vía aérea.

Finalmente, decidió transportar una remesa de cocaína oculta entre un cargamento de rosas con destino al aeropuerto de Barajas. Una partida que incrementó las veinte cajas de rosas iniciales a las sesenta cajas finales en las que se ocultó la cocaína. Los agentes interceptaron las flores en la terminal de carga del aeródromo y comprobaron que los embalajes ocultaban 71 kilogramos de estupefaciente. Todos los miembros de la organización han sido arrestados.

La operación ha sido desarrollada por agentes del Greco Levante (adscrito a la UDYCO Central de la Comisaría General de Policía Judicial), la UDEV de Alicante y el Grupo IV de estupefacientes de la UDYCO de Murcia. En la operación ha participado la Agregaduría de Interior de la Embajada de España en Colombia.