La Policía desmantela un punto de compra-venta de material electrónico robado

Los delincuentes fueron sorprendidos cuando trataban de vender dos teléfonos móviles sustraídos

(archivo)

madrid

| 18.12.2012 - 10:31 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Agentes de la Policía Nacional han desmantelado un punto de compra-venta de material electrónico robado en el centro de Madrid, donde se han intervenido un total de 125 teléfonos móviles, ordenadores portátiles, cámaras fotográficas y más de 4.000 euros, ha informado este martes la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

La investigación se inició cuando los agentes tuvieron conocimiento de la existencia de un comercio dedicado de forma activa a la receptación de material robado en la plaza del Cascorro. Además los investigadores pudieron observar que en esa zona había mucho trasiego de personas conocidos por los agentes por dedicarse habitualmente a la comisión de delitos contra el patrimonio, la mayoría en su caso, hurtos al descuido.

Gran parte de los terminales telefónicos sustraídos, principalmente a turistas extranjeros, eran desmontados para utilizar sus piezas como recambios en las reparaciones hechas a otros clientes.

Finalmente y tras varias pesquisas procedieron a establecer un dispositivo en el locutorio, que dio como resultado la detención de cuatro personas cuando estaban a punto de realizar una operación de venta ilegal.

Uno de ellos regentaba un establecimiento sito en la plaza del Cascorro, que combinaba sus actividades comerciales con la compra venta de objetos procedentes de delitos de hurto y robo cometidos en el distrito de Centro.

Como resultado de la operación, se localizó a la mayoría de los propietarios de algunos de los terminales intervenidos en el establecimiento. En el local se intervinieron un total de 125 teléfonos móviles, ordenadores portátiles, cámaras fotográficas, tres pantallas de televisión, numerosos pendrives y 4.845 euros en metálico.

La investigación ha sido llevada a cabo por la Sección de Seguridad Ciudadana de la Comisaría de Centro perteneciente a la Jefatura Superior de Policía de Madrid.