La Policía atribuye a los "Bukaneros" del Rayo los incidentes en Neptuno, con 31 detenidos

Los "Bukaneros" lo niegan y dicen que se les está criminalizando

La huelga se saldó con 155 detenidos, 60 de ellos en Madrid, y 77 heridos

El Gobierno lamenta la violencia durante la huelga, que nadie puede amparar

madrid

| 15.11.2012 - 09:10 h
REDACCIÓN

La Policía atribuye al grupo antisistema "Bukaneros", integrado por unos 300 seguidores del Rayo Vallecano, su participación en los últimos altercados y agresiones a agentes registrados en las manifestaciones de Madrid, como los ocurridos ayer en las inmediaciones de la Plaza de Neptuno. Según ha informado la Dirección General de la Policía, los agentes han registrado la sede de este grupo en el distrito madrileño de Puente de Vallecas, donde se han incautado de diverso material incendiario como bengalas y cohetes, bates de béisbol, martillos, cascos de moto, palos afilados a modo de lanza y escudos artesanales.

El registro del local y otros dos domicilios situados en el mismo distrito se ha practicado a raíz de la detención ayer por la mañana, también en Puente de Vallecas, de un hombre y una mujer, miembros de los "Bukaneros", en posesión de botellas de líquido inflamable y de gas, un petardo de gran tamaño, clavos y tornillería.

31 PERSONAS Y 29 HERIDOS

Los incidentes ocurridos anoche en torno a los alrededores del Congreso se saldaron con la detención de 31 personas y 29 heridos, nueve de ellos policías, de los cuales cinco tuvieron que ser trasladados a hospitales. La Policía señala que los actos vandálicos y violentos producidos durante la tarde-noche en el entorno del Congreso de los Diputados concluyeron con multitud de contenedores quemados, daños en mobiliario urbano y destrozos en diversos establecimientos como entidades bancarias o supermercados.

Desde hace tiempo la Brigada de Información de la Policía Nacional investiga a los integrantes de los "Bukaneros" y otros grupos antisistema por su participación como elementos alborotadores en las últimas grandes concentraciones desarrolladas en las calles de Madrid.

Entre los objetos incautados en los tres registros, practicados a medianoche, destacan 15 bengalas, 5 cohetes, 5 petardos de gran potencia, 6 cajas de fósforos, 40 botes de humo, 12 palos de madera (algunos afilados a modo de lanza), 3 bates de béisbol, tornillería de gran tamaño, 4 martillos, 3 defensas metálicas extensibles, 13 escudos de plástico fabricados con tapas de cubos de basura y 14 cascos de moto.

Además de las armas artesanales, los investigadores se han intervenido de varios teléfonos móviles y ordenadores portátiles, así como de información relativa a los socios del grupo ultra.

LOS "BUKANEROS" NIEGAN SU RELACIÓN CON LOS INCIDENTES

Sin embargo, los "Bukaneros" del Rayo Vallecano han negado hoy su relación con los incidentes ocurridos en las últimas manifestaciones de Madrid, como los de anoche junto al Congreso, y consideran que son la "cabeza de turco" que utiliza el Gobierno "para desviar la atención". En un comunicado publicado en su web, ante las "falsas acusaciones vertidas hacia este grupo", los Bukaneros han explicado que ayer miembros de las fuerzas de seguridad acudieron a uno de los puntos habituales de reunión de sus socios y simpatizantes, "entrando por la fuerza destrozando la puerta y sin aviso previo alguno".

Durante el registro, según ellos, una unidad especial dedicada a artefactos explosivos encontró diverso material pirotécnico como bengalas y cohetes que utilizan "en todos los partidos en casa, al igual que todos los grupos de animación, para dar ambiente antes de los encuentros". Explican que parte de este material estaba destinado a los fuegos artificiales que están planificado realizar en el próximo partido ante el Mallorca con motivo de la celebración de nuestro 20 aniversario.

Además, aseguran que se les intervino material de cocina como cuchillos y otros utensilios "que se pueden encontrar en cualquier hogar"; restos de disolventes, gasolina y otros productos similares utilizados en la elaboración de los tifos (mosaicos), y escudos artesanales que utilizan "en clases de Aikido, defensa personal y de otras artes marciales que se imparten en el lugar".

SE LES ESTÁ CRIMINALIZANDO

Los "Bukaneros" consideran que se les está "criminalizando" y han denunciado que "instantes antes" del registro la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, "no tenía ningún reparo en decir públicamente que detrás de los incidentes con los que finalizaba la jornada de huelga general se encontraba Bukaneros". "Es tan obvio que esto responde a una maniobra de despiste y criminalización hacia este grupo, que no haría falta ni denunciarlo, pero ante este registro y persecución sin precedentes no podemos sino alzar la voz y denunciar públicamente el atropello que estamos sufriendo", han asegurado.

En el comunicado añaden que son "simplemente la cabeza de turco que utiliza el Gobierno para desviar la atención", ya que aseguran que interesa más tratar a un pequeño colectivo "como auténticos terroristas que hablar de las históricas manifestaciones de ayer o de la enésima actuación.

Los "Bukaneros" se definen como una peña nacida para animar al Rayo Vallecano y reclaman que no se manche el nombre de un colectivo con veinte años de historia.

EL GOBIERNO LAMENTA LA VIOLENCIA DURANTE LA HUELGA

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha lamentado hoy los actos "vandálicos" registrados durante la celebración ayer de la huelga general y ha instado a que no se amparen ni justifiquen estas actuaciones violentas. En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Sáenz de Santamaría ha asegurado que los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado "tratan cumplir su labor de la mejor manera posible" y de llevar a cabo una actuación "proporcionada en la búsqueda de la protección de los derechos de unos y de la seguridad de los demás.

"Una cosa es el derecho a manifestarse y esa libertad que nos corresponde proteger, también a las fuerzas de seguridad, y otra que los actos violentos, que nadie puede amparar y justificar", ha recalcado.Ha confiado en que todos los responsables políticos estén de acuerdo en que una cosa es el derecho a la huelga y a la manifestación y otra, "el derecho de todos los españoles a no tener que vivir, ver, padecer en su persona o bienes o en el mobiliario urbano destrozos que no tienen sentido".

Se trata, ha agregado, de actos vandálicos que todos "debemos condenar para evitar que nadie se sienta amparado de ninguna manera" por esas actuaciones, que "todos debemos condenar".