La nueva edición del callejero de Madrid ya excluye las 52 vías 'franquistas'

Las placas no cambiarán, físicamente, hasta finales de junio

La nueva edición del callejero actualizado ya se puede consultar a través de la web municipal

El Ayuntamiento destina 8 millones a mejorar la seguridad del anillo ciclista

madrid

| 01.06.2017 - 12:58 h
REDACCIÓN

La nueva edición del callejero de la ciudad de Madrid, aprobado hoy por la Junta de Gobierno, ya no incluye a las 52 calles con denominaciones franquistas que el Pleno aprobó sustituir en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica, si bien las placas no cambiarán físicamente hasta finales de junio.

Así lo han explicado en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno de hoy la portavoz municipal, Rita Maestre, y el delegado de Desarrollo Urbano Sostenible (DUS), José Manuel Calvo, al presentar la nueva edición del callejero actualizado a 15 de mayo y que se puede consultar a través de la web municipal.

El Pleno de Madrid aprobó el pasado 28 de abril con la abstención del PP y el apoyo de Ahora Madrid, PSOE y C's el cambio de 52 calles franquistas, entre ellas la plaza del Caudillo o la calle Caídos de la División Azul, con las que se adaptaba el callejero a la Ley de Memoria Histórica. El 4 de mayo, la Junta de Gobierno de la ciudad ratificó ese cambio.

Además de estas calles, el nuevo callejero también incluye las dedicadas a Pedro Zerolo, Alfredo Di Stefano, la glorieta de Lucrecia Pérez Matos o la plaza de Arturo Barea.

La ciudad cuenta actualmente con 204.430 calles.

8 MILLONES PARA MEJORAR LA SEGURIDAD EN EL ANILLO VERDE CICLISTA

La Junta de Gobierno de Madrid ha aprobado hoy destinar 8 millones de euros en los próximos dos años para dotar de mayor seguridad el anillo verde ciclista de la ciudad, que rodea el casco urbano de la capital a lo largo de 64 kilómetros.

El delegado de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, ha anunciado esta inversión en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno de la capital, que ha ofrecido junto a la portavoz, Rita Maestre.

El próximo otoño comenzarán las obras para mejorar la seguridad, accesibilidad y funcionalidad del anillo, que se prolongarán durante 18 meses.

Según precisa el Consistorio en una nota de prensa, el área de Desarrollo Urbano Sostenible actuará en las zonas con mayor deterioro, no sólo del pavimento sino también áreas de descanso, mobiliario urbano, alumbrado público, señalización vertical y horizontal, así como en el drenaje del Anillo a lo largo de sus 64 kilómetros para mejorar las condiciones de adherencia.

Los trabajos se centrarán de manera prioritaria en todos los tramos en los que se ha producido reiteración de avisos o quejas por deficiencias y también en aquellos en los que se han observado problemas en la seguridad por la existencia de cruces peligrosos.

También se actuará en las zonas en las que existan deficiencias de accesibilidad por presencia de barreras arquitectónicas, en tramos con problemas de formación de charcos y allí donde convive el tráfico a motor y de ciclistas y peatones, además de en las zonas con un nivel de conservación deficiente.