La mortalidad por ictus baja un 16,2% en la Comunidad de Madrid

madrid

| 29.10.2012 - 14:26 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La mortalidad por ictus ha caído en Madrid un 16,2% pese a que el número de casos aumentó un 14%, gracias al Plan de actuación en el que participan el SUMMA 112 y seis hospitales, y que se completará con una campaña de concienciación para la detección precoz.

El consejero de Sanidad, Javier Fernández-Lasquetty, coincidiendo con el Día Mundial del Ictus, ha hecho hoy balance del desarrollo del Plan del Ictus en la región, donde se han atendido 40.609 casos en los últimos cinco años, de ellos 8.616 durante 2011, un número que va en aumento debido al progresivo envejecimiento de la población.

Actualmente la Comunidad de Madrid cuenta con seis Unidades de Ictus ubicadas en los hospitales La Paz, Ramón y Cajal, La Princesa, Clínico San Carlos, Gregorio Marañón y 12 de Octubre, que permiten realizar intervenciones neurológicas las 24 horas del día durante todo el año.

La detección precoz de un infarto cerebral y la coordinación de los servicios sanitarios para una rápida llegada al hospital son las claves para que cada vez sea mayor el número de pacientes que sobrevive a esta patología y con menos secuelas, ha subrayado el consejero.

"El tiempo de acción hasta la llegada al hospital es básico", ha explicado el director general de Hospitales, Antonio Burgueño, que ha cifrado en el 8,37% la tasa de mortalidad por ictus actualmente en la Comunidad de Madrid, la más baja de toda España, y en un 5,5% las personas que han sufrido secuelas severas.

De ahí la importancia de las herramientas de coordinación y la implantación de protocolos en toda la red asistencial, como el 'código ictus', que se activa desde el mismo momento en que el SUMMA 112 recibe un aviso.

Según ha explicado el director gerente del SUMMA, Pedro Martínez Tenorio, cuando una llamada telefónica llega al centro de Emergencias y los síntomas descritos son indicativos de un ictus, el tiempo máximo de respuesta hasta el ingreso de la persona en un hospital es de dos horas, aunque la media es de 16 minutos si el traslado se hace en UVI móvil dentro de Madrid.

Entre los síntomas que permiten identificar rápidamente un episodio de ictus están "la sensación de confusión, trastornos del habla, trastornos motores como por ejemplo el desvío de la comisura de la boca, la habilidad con una mano o

dificultad de deambulación", ha explicado Burgueño.

Para concienciar a los ciudadanos y favorecer una atención precoz, la Consejería de Sanidad lanzará próximamente una campaña informativa en colaboración con la Consejería de Transporte y Telemadrid.

La campaña consistirá en la distribución de folletos y colocación de carteles informativos en estaciones de metro, autobuses, en intercambiadores y en los centros de salud, así como información en la televisión.

El mensaje central es que "síntomas como la pérdida de fuerza o sensibilidad en la cara o extremidades, inestabilidad o desequilibrio, pérdida de visión y alteración del hablar deben generar una alarma y solicitar asistencia inmediatamente, en los centros sanitarios o llamando al número de emergencias 112", según el consejero.

"Lo importante es actuar rápido, porque si ya han pasado seis horas desde el inicio del proceso, el trombo ya se ha organizado y poco se puede hacer. Cuanto antes se detecte, se puede introducir medios en vena para disolverlo", ha apuntado Burgueño.

Fernández-Lasquetty ha subrayado que las guardias permanentes que se organizan por turnos entre los hospitales que disponen de Unidades de Ictus permiten realizar intervenciones neurológicas los 365 días del año.

Para ello, los hospitales Ramón y Cajal, La Paz y La Princesa se coordinan de forma que siempre esté activo uno de ellos, mientras que el Clínico San Carlos dispone de una unidad permanente.

Los datos preliminares de esta experiencia indican que "unos 300 pacientes podrían llegar a beneficiarse anualmente de estas unidades que, hasta ahora, han posibilitado recuperar, de media, el 80% de los vasos obstruidos en cada caso", según la Consejería.

Otra de las acciones que el Servicio Madrileño de Salud está impulsando es la creación de "un registro específico que recoja todos los casos de ictus que se verifican en la Comunidad de Madrid", que se pondrá en marcha a lo largo de este trimestre, ha adelantado el consejero.