La izquierda y los sindicatos se manifiestan contra la subida del transporte

madrid

| 21.04.2012 - 14:01 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

eAsociaciones de consumidores y usuarios, ecologistas y de vecinos junto a los sindicatos de CC.OO. y UGT se han manifestado este mediodía para mostrar el rechazo a la subida tarifaria en el transporte público que entra en vigor el próximo mes de mayo y que se traduce en un incremento medio del 11 por ciento "con picos" del 29 por ciento, como es el caso del Metrobús.

En la calle han manifestado su "más absoluto rechazo" a la "brutal" subida de las tarifas del transporte público por considerarla "desproporcionada, injusta e insolidaria".

Además, consideran que "daña gravemente los intereses de la región de Madrid y sus habitantes y porque supone un claro retroceso en términos de sostenibilidad ambiental".

La marcha partía a las 12 horas desde la Plaza de Cibeles y ha finalizado en la calle Alcalá, esquina con Puerta del Sol.

El director de Comunicación de CECU Madrid, Antonio López, ha señalado que la subida del transporte experimentada en la Comunidad de Madrid es superior a la inflación y ha asegurado que con esta medida se entra "en un círculo vicioso que no tiene mucho sentido" porque "disminuye el numero de viajeros porque los precios no son competitivos, no hay recaudación, se suben las tarifas y vuelven a bajar los usuarios".

A su juicio, la Comunidad ha justificado la subida "de una forma ambigua" porque ha aludido a los precios del carburante y a la crisis "pero de lo que no está hablando es que disminuyen las aportaciones". Así, ha expuesto que la recaudación prevista de esta subida, unos 120 millones de euros, es la cantidad equivalente a la que ha dejado de aportar el Ayuntamiento de Madrid con la cesión de sus acciones de Metro de Madrid al Gobierno regional.

En su opinión, "sería más interesante" haber probado fórmulas para aumentar el número de viajeros en vez de "castigar a las familias reduciendo su capacidad de compra" y "cargando la subida a los usuarios". Así, ha explicado que se podrían eliminar gastos "superfluos" como las campañas de publicidad que promocionan el Metro o con la habilitación de billetes que faciliten acudir a acontecimientos culturales y deportivos.

PROBLEMAS MEDIOAMBIENTALES

Por su parte, el portavoz de Ecologistas en Acción, Mariano González, ha considerado que la subida de los precios en el transporte público es una "decisión política desacertada, un gravísimo y muy perjudicial en lo social y medioambiental" porque esta medida supondrá un trasvase de usuarios del transporte colectivo al autómovil.

Se trata de una medida "contraria a una línea política de movilidad sostenible". "Será más la cantidad que habrá que invertir para desplazarse y menos recursos financieros para invertir en otros servicios", ha considerado, al tiempo que ha insistido en el hecho de que el modelo que se instaure se base en el uso del coche. "No va a reducir los problemas de contaminación atmosférica, que ya son muy graves, los va a incrementar", ha apostillado.

González ha indicado que en el terreno social esta subida se va a traducir en mayor contaminación acústica y mayor siniestralidad, por lo que apuesta, en general, por gravar económicamente el uso del automóvil y los recursos que se obtengan de la misma destinarlos al transporte publico. "Iríamos hacia un modelo de movilidad sostenible más justo y eficaz", ha concluido.

El portavoz de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM), Nacho Murgui, ha ironizado con la situación vivida en la región y ha señalado que la política publicitaria de la Comunidad de Madrid "es una especie del festival del humor negro" con lemas como la "suma de todos" y "más por menos".

En este sentido, ha criticado que desde el Gobierno regional se diga que esta subida es "inevitable, un tsunami, o una catástrofe natural". Para Murgui, la situación es consecuencia de unas "decisiones políticas que tienen detrás responsabilidades políticas". "Es una agresión social y medioambiental, que afecta a los bolsillos y a los pulmones", ha apostillado.

PELIGRA LA SEGURIDAD Y LA LIMPIEZA

Las voces de los sindicatos van en la misma dirección. El secretario de Comunicación de la Federación de Transportes de UGT Madrid, Jesús de Pliego, ha indicado que a todos estos problemas de los usuarios, hay que añadir la "inseguridad" que se va a generar en ciertos trasbordos, porque se van a reducir el número de vigilantes para estas tareas.

También cree que aumentará el fraude porque el software de las máquinas para adaptarse a los nuevos cambios tarifarios no estarán listos y que crecerá "la suciedad" en las instalaciones del suburbano porque habrá recortes en la limpieza. Por último, ha hecho hincapié en que con estas medidas se está "reduciendo la movilidad" a los 221.000 parados que hay en la Comunidad sin prestación.

Por su parte, el secretario de desarrollo sostenible de CC.OO. Madrid y portavoz en materia de transporte, Manuel Albano, ha indicado que la subida "atenta contra la estabilidad económica de las familias madrileñas" y elimina el derecho a la movilidad sostenible de las personas en paro y las familias sin ingresos "porque el transporte público se convierte en un articulo de lujo".

"No vemos comprensible que se pretenda una subida de 120 millones de euros a costa de los trabajadores cuando la Comunidad va a dejar de ingresar 2.700 millones de euros en concepto de regalos fiscales a las clases altas" ha señalado Albano, en relación al impuesto de patrimonio o sucesiones "que no afectan al pueblo llano y a la clase obrera".

Los convocantes hacen un llamamiento a la manifestación, que esperan que sea masiva, y frente a los movimientos que apuntan a que los usuarios no paguen el 'tarifazo' y se 'cuelen' en el transporte, han explicado que no pueden apoyar estas iniciativas aunque entienden que la gente no tenga dinero para pagarse el Metro.

Precisamente, consideran que si la gente se anima a ir en transporte público y pagan por ello, aumentará la recaudación y se podrán evitar futuras subidas. Además, dicen que el camino está también en que la gente se movilice de forma colectiva y demuestre al Gobierno regional que no puede seguir con estas políticas.

Sobre si creen que la manifestación revocará la decisión tomada en el Consorcio, admiten que no pero el fin de esta marcha es dar un "primer aviso" de que "a lo mejor la gente se empieza a cansar". "Se suben las tarifas sin tener en cuenta absolutamente nada, puede servir a lo mejor para próximas decisiones con el transporte público", han concluido.