La Guardia Civil detiene a una banda especializada en la extorsión a empresarios chinos

Son los autores de once asaltos en la Comunidad de Madrid

madrid

| 29.04.2011 - 12:48 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

Agentes de la Guardia Civil pertenecientes al Equipo de Policía Judicial de Arganda del Rey han detenido a los cinco integrantes de una organización criminal, especializada en el asalto de viviendas y empresas de empresarios chinos. Los cinco detenidos, ya en prisión, amedrentaban a los moradores de las casas a las que accedían, y no dudaban en secuestrar a los hijos de los propietarios del domicilio para conseguir dinero o joyas a cambio.

En la totalidad de los casos, las víctimas son empresarios chinos de hostelería o de tiendas de bajo coste, que eran vigilados y seguidos por la banda para asegurar así el éxito del delito. Las investigaciones de los agentes de la Guardia Civil se iniciaron el pasado mes de julio, tras tener noticia de que se había producido un robo de extrañas características en su demarcación.

Ante los indicios de que el delito había sido cometido por una organización criminal, se decidió la apertura de la operación 'Bambú', que en sus comienzos posibilitó averiguar la técnica usada por los criminales. Así, los miembros de la banda, tras localizar a una potencial víctima, utilizaban la habitación de un hotel o hostal como piso de seguridad desde el que planear todos los detalles del asalto, y en el que refugiarse tras su comisión.

VIGILABAN VARIOS DÍAS

Mientras, seguían a su víctima durante varios días, vigilando, asimismo, su vivienda desde una furgoneta, que era estacionada en las cercanías hasta tres días antes del robo. Una vez que habían decidido el momento óptimo para el asalto, se repartían las armas que iban a portar y las tareas a realizar, entre la vigilancia de los alrededores desde la furgoneta o la consumación del robo. Para conseguir un efecto aún más disuasorio, en el momento del delito vestían de negro y se encapuchaban.

ROBO FRUSTRADO

La investigación final que posibilitó la detención de los ladrones fue una carrera contra el tiempo, ya que los Agentes del Equipo de Policía Judicial de Arganda tuvieron conocimiento de que la banda había planificado un nuevo asalto en una casa de su localidad, con tres únicas pistas: tenía un patio, colindaba con un jardín o un parque, e iba a cometerse en un plazo máximo de dos días.

Ante la inminencia del robo, se cribaron todas las casas de Arganda para determinar las que coincidían con la descripción y que estaban habitadas por ciudadanos de nacionalidad china. Debido al gran volumen de posibles objetivos, se inició un dispositivo de vigilancia conjunto con la Policía Local, en el que participó la totalidad de la plantilla del Puesto de Arganda del Rey, que controló las viviendas señaladas por los investigadores.

El dispositivo dio sus frutos durante la noche del viernes 8 de abril, al sorprenderse a tres encapuchados, vestidos de negro, que intentaban acceder al patio de la vivienda con la ayuda de una escalera plegable. Tras detener a los tres ladrones, armados con una pistola y cuchillos de grandes dimensiones, la Guardia Civil detuvo a sus compañeros, que vigilaban desde la furgoneta, estacionada a 200 metros del lugar. Los cinco miembros de la banda son de nacionalidad china, de entre 27 y 37 años de edad.

CAMPAÑA DE ROBOS ABORTADA

La fase final de la operación 'Bambú' ha descubierto que el grupo desarticulado tenía previsto iniciar una campaña de robos en la provincia de Málaga, a la que se iban a desplazar al día siguiente de la comisión de su robo frustrado.

Allí proseguirían con su plan de desvalijar a empresarios chinos, dándose la circunstancia que, de hecho, ya poseían información sobre varios posibles objetivos. A los cinco detenidos se les imputan individualmente la comisión de los delitos de secuestro, detención ilegal, lesiones, integración en organización criminal y once delitos de robo con violencia o intimidación, concretamente tres en Arganda del Rey, uno en Arroyomolinos, uno en Griñón, uno en Madrid, uno en Pinto, uno en Pozuelo y tres en Valdemoro.

Asimismo, se está investigando su posible participación en otros hechos similares acaecidos en el territorio de la Comunidad de Madrid.