La Guardia Civil buscará a María Piedad en el embalse de Valmayor

Piedad desapareció hace 5 años tras una cena de empresa

Toñi, la madre, pendiente: "Que la encuentren, como sea pero que la encuentren...."

madrid

| 06.11.2015 - 16:23 h
REDACCIÓN

Enlaces Relacionados:

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

Quedan semanas para que se cumplan cinco años de la desaparición de María Piedad, pero la Guardia Civil no tira la toalla. Los agentes centran su investigación en el pantano de Valmayor. Han propuesto realizar un estudio del embalse para así acotar una zona y buscar en ella. La Guardia Civil quiere que los buzos rastreen Valmayor.

Las pocas pistas de la desapareción están en esta zona. El pasado 18 de noviembre de 2013 un juzgado archivó la causa penal por falta de indicios. Ahora, se abre, otra vez una puerta a la esperanza para la familia de la chica natural de Boadilla del Monte.

La familia de Maria Piedad está pendiente de lo que pase en Valmayor. En Telemadrid, hemos hablado con su madre. Toñi, la madre de María Piedad se emociona. Recordar lo que sucedió es duro pero se arma de fuerza. Sabe lo que quiere: "Que la encuentren, como sea pero que la encuentren...."

Están a punto de cumplirse cinco años de la desaparición de su hija, cinco años muy difíciles para ella y sus nietos. Los familiares no quieren que nadie olvide a María Piedad.

UNA BÚSQUEDA INFRUCTUOSA

El embalse de Valmayor está en la cuenca del Guadarrama. Un río que los agentes inspeccionaron en su día. A pocos metros de la orilla se encontró sangre de María Piedad. En una zona donde el teléfono movil también situó a su ex pareja Javier Sánchez-Toledo. Por eso, una teoría es que pudo depositar el cuerpo en el río.

Ahora la Guardia Civil ha hecho una propuesta para realizar un estudio climatológico, fluvial y del nivel del agua del pantano en condiciones parecidas a las de la época de la desaparición, en otoño de 2010. De ese modo, se podría acotar una posible búsqueda.

Los agentes no han dejado de buscar estos años. Lo han hecho en el río Guadarrama, en Fuenlabrada, en Boadilla del Monte, la Raya del Palancar. Los buzos han buscado dentro de pozos y también se han utilizado los guías caninos.