La Guardia Civil busca a ladrones expertos como autores del asesinato de Boadilla

El empresario chino víctima del asaltó mortal a su chalé de Boadilla del Monte murió de un fuerte golpe de culata propinada por uno de los agresores con su arma, mientras que su hijo de 14 años se hirió al intentar huir de la casa, según han informado fuentes de la Guardia Civil, que investiga los hechos.

madrid

| 31.08.2017 - 12:12 h

EFE

La Guardia Civil continúa buscando a los cuatro autores del asalto la madrugada del martes a un chalé de Boadilla del Monte en el que murió un ciudadano chino y resultó herido su hijo, que según las primeras pesquisas estaban bien organizados y sabían bien lo que hacían. Así lo han precisado fuentes de la Comandancia de la Guardia Civil, que han detallado que los investigadores continúan hoy con las pesquisas para dar con los autores del asalto en el que falleció un hombre de 44 años -no de 40 como se informó inicialmente- y resultó herido su hijo de 14, con un brazo roto al huir para pedir ayuda.

La vivienda está en la calle Clavel de la exclusiva urbanización Pino Centinela, anexa a la denominada Monte Encinas, en la que fue asaltado el empresario José Luis Moreno, y que también cuenta con fuertes medidas de seguridad. Los ladrones aprovecharon que la alarma no estaba conectada para saltar la valla de la finca y romper un cristal de una ventana mientras la familia dormía. En el chalé estaban un matrimonio chino con sus dos hijos y una empleada.

No obstante por ahora no hay constancia de que se trate de una banda de origen albanokosovar, como ocurrió en el caso de José Luis Moreno, ha precisado un portavoz de la Comandancia. Ayer los agentes trataron de tomar declaración a la mujer del fallecido, pero no pudieron terminar porque estaba aún muy afectada por lo ocurrido.

Están pendientes de tomar testimonio a más personas y de ver las cámaras de seguridad, según fuentes de la investigación que han precisado que no hubo ensañamiento con la víctima y por eso se cree que los agresores no tenían intención de matar, pero al despertarse el hombre y enfrentarse a ellos le dieron un golpe en la cabeza con un objeto contundente que al final le causó la muerte. El fallecido trabajaba en el polígono de Cobo Calleja de Fuenlabrada.