La Fundación para personas sin hogar San Martín de Porres celebra desde hoy su 50 aniversario

madrid

| 09.05.2012 - Actualizado: 09:42 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Fundación para personas sin hogar San Martín de Porres celebra desde este miércoles su 50 aniversario con una serie de actividades durante todo este año, ha indicado la institución en un comunicado.

El miércoles tendrá lugar el acto inaugural con un taller creativo. Las personas que participan en los programas construirán una gran casa con pegatinas que se expondrá en la sede de la Fundación. Habrá una paella preparada por el equipo técnico y los voluntarios para celebrar la jornada de convivencia, junto a los participantes.

En junio habrá una exposición de fotos, una fiesta-concierto, coincidiendo con la festividad de Santa Rosa de Lima, campeonato de pádel, un campeonato de pádel de septiembre, una jornada técnica con una mesa redonda con Pedro Cabrera (sociólogo especializado en personas sin hogar) y Pedro Meca (trabajador social que desarrolla su labor en París).

El noviembre habrá publicaciones como la edición de un libro histórico sobre las diferentes etapas de la Fundación (Etelvino González), recopilación de catálogos y actividades artísticas realizadas en estos años en el espacio DentroFuera (Julio Jara y Tono Areán) y la publicación de 'El papel de los medios de comunicación ante el sinhogarismo', informe realizado sobre las noticias recogidas en la web www.noticiaspsh.org (coordinado por Bárbara Contreras).

La Fundación San Martín de Porres es una obra social de los Dominicos dedicada a la atención integral a las personas sin hogar a través de diversos proyectos y servicios de alojamiento y empleo. Cuenta también con un área que atiende a personas con enfermedad mental grave y duradera y en riesgo de exclusión en el distrito centro de Madrid.

Sus orígenes se remontan a 1962, año en el que empezó a funcionar su albergue, aunque la Fundación se constituyó como tal en 1969. Desde su inicio se sustenta en una opción clara por los pobres y las personas más desfavorecidas, a través de la acogida a las personas sin techo, conviviendo y compartiendo con ellos la vida, sus angustias y sus esperanzas.

La finalidad última de su trabajo es acompañar a las personas sin hogar para que adquieran autonomía, recuperen su independencia y sean capaces de vivir por sí mismas en unas condiciones dignas.

Financiada con fondos tanto públicos como privados, esta entidad cuenta con la colaboración el Ayuntamiento de Madrid, la Comunidad Autónoma, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, la Obra Social Caja Madrid y la Fundación La Caixa. Tiene una plantilla de 25 trabajadores, apoyados por el trabajo desinteresado de los voluntarios.

Antonio Rodríguez García, director de la Fundación, cree que "es un momento para recordar y agradecer a todas las personas que han hecho posible esta Obra Social en favor de los más desfavorecidos de la sociedad".

"Este esfuerzo que pretendemos sería inútil si no intentamos entre todos mejorar las condiciones sociales y políticas que garanticen que toda persona tenga derecho a una vivienda y una vida digna y no se vea obligada a vivir en la calle", ha señalado.

Por su parte, el responsable del funcionamiento del albergue, Ramiro Castrillo Martínez, considera que "la celebración del aniversario es muy importante porque se trata de dejar constancia de la labor que se ha desarrollado en este centro, de una manera paulatina se ha llegado a alcanzar cierta solidez prestando muchos servicios muy favorables para las personas que atendemos".

"Se piensa que en los albergues solo se ofrece el plato de comida o la cama, cuando realmente lo que más nos interesa es el fondo de la persona, conseguir que avance en la situación que está sufriendo. Además de alojar, dar de comer y acompañar, también intentamos favorecer la inserción laboral", ha añadido.

Andrés González Gutiérrez, dominico párroco de Santa Rosa de Lima, que colabora estrechamente con la Fundación, está de acuerdo en que "es importante no perder la memoria de lo que se ha hecho aquí durante muchos años, porque merece la pena que la sociedad conozca una obra de esta entidad".

"Nos parece clave estar con la gente más desfavorecida de la sociedad. Es fundamental estar con quien tiene una enorme falta de cariño, de familia, que la gente se sienta acogida, amada, en su casa. Añade que "ante las críticas que recibe hoy día la Iglesia, hay que recordar que existe una parte de la Iglesia que está donde tiene que estar, que realiza una labor muy concreta ayudando a la gente directamente, a los destinatarios importantes, y no solo dando consignas morales", ha agregado.