La Fundación Carmen Pardo-Valcarce facilita la emancipación de cuatro personas con discapacidad

Pone en marcha una vivienda supervisada para que puedan vivir de manera autónoma

madrid

| 19.07.2011 - 14:26 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?

Cuatro jóvenes con discapacidad intelectual comenzarán a vivir de manera independiente en los próximos días, cuando estrenen el nuevo piso que les ha facilitado la Fundación Carmen Pardo-Valcarce. La iniciativa, pionera en la Comunidad de Madrid, se enmarca dentro de un proyecto para impulsar la emancipación de las personas con discapacidad.

La vivienda se ha puesto en marcha gracias a los beneficios obtenidos por la Fundación Carmen Pardo-Valcerce en Casa Decor Madrid 2011 y cuenta, además, con la colaboración de IKEA, que ha cedido algunos muebles.

El objetivo es impulsar la emancipación de las personas con discapacidad intelectual. Un colectivo que, hasta ahora, sólo podían optar a residencias, viviendas tuteladas o a vivir con sus familiares.

En declaraciones a los medios, la Presidenta de la Fundación, Carmen Rita Cafranga, comentó que este proyecto es la respuesta a una demanda cada vez más habitual. "Comenzamos con las viviendas tuteladas y vimos que hay chicos que pueden hacer su vida perfectamente independientes con una ligera supervisión", aseguró.

Esa ligera supervisión la proporcionará un profesional de la Fundación, que visitará a los jóvenes dos veces a la semana para apoyarles en lo que necesiten.

Aún así, Cafranga se mostró convencida de que no tendrán grandes dificultades: "Estos chicos pueden hacer muchísimas más cosas de las que nosotros imaginamos. Para ellos, este piso va a ser un reto muy fácil de superar", aseguró.

Además, reconoció la labor de la Dirección General de Vivenda de la Comunidad de Madrid, que ha sido la encargada de cederles el piso en régimen de alquiler. Los cuatro jóvenes, que trabajan para la Fundación, pagarán 522 euros al mes. Un precio que, desde la Dirección General de Vivienda, consideran "muy razonable para una acción con un calado social tan importante".