La Fiscalía afirma que la pena de 4 años contra Flores es la máxima que permite la Ley

La Fiscalía insiste en el sobreaforo y la "ausencia absoluta de organización" como los ejes de la tragedia

madrid

| 12.01.2016 - Actualizado: 13:45 h
REDACCIÓN

La Fiscalía Superior de Madrid ha defendido que la pena de cuatro años de prisión a la que se enfrenta el promotor Miguel Ángel Flores en el juicio del Madrid Arena que arranca mañana es "la máxima que permite la Ley", tras las críticas de las familias de las víctimas que la tachan de "ridícula".

El fiscal Superior de Madrid, Jesús Caballero Klink, y el fiscal Provincial de Madrid, José Javier Polo, han ofrecido hoy una rueda de prensa para explicar la postura del Ministerio Público en relación a los quince acusados en el juicio del Madrid Arena.

Así, el fiscal imputa a Flores cinco delitos de homicidio por imprudencia grave y dieciséis de lesiones, por lo que pide una pena de cuatro años de prisión, "la máxima que permite el Código Penal". Ha explicado que cuando se trata de delitos por imprudencia, como sucede en este caso en el que murieron cinco jóvenes, la ley establece una única pena, es decir, se castiga como un conjunto de delitos.

"Con la Ley en la mano no se puede pedir más pena que cuatro años de prisión. No es posible, cualquier pena superior a esta sería ilegal", ha precisado. "El Código Penal no deja otra opción", ha añadido, ha agregado. Otra cosa sería si se tratase de delitos dolosos, ha aseverado el fiscal, pero en el caso del Madrid Arena, la omisión de los acusados produce un conjunto de delitos, de ahí que la pena sea genérica.

De esta forma, la Fiscalía ha querido dejar claro que la pena es la máxima, después de que las acusaciones particulares y los familiares de las víctimas considerasen que la pena contra Flores es "un insulto y una ridiculez".

En cuanto al exjefe de la Policía Municipal Emilio Monteagudo, Polo, la Fiscalía ha desvinculado su papel de la tragedia al entender que no hay pruebas que avalen que su conducta esté relacionada con la muerte de las cinco chicas. Por ello no presentan cargos contra él, aunque sí irá a juicio imputado por las acusaciones particulares.

Al resto de acusados, el Ministerio Fiscal les imputa también cinco delitos de homicidio por imprudencia grave y dieciséis de lesiones por imprudencia grave, por lo que solicita tres años de cárcel, mientras que a los dos médicos se les imputan tres delitos de homicidio por imprudencia grave profesional, hechos por lo que reclama dos años y seis meses de prisión.

La Fiscalía les acusa a todos ellos de una "falta absoluta de control y de medidas de seguridad, seguido de un desmesurado caso de sobreaforo en el que claramente se infringen las previsiones". "Todo ello condujo al hecho fatal de la avalancha", ha dicho Polo. Ahora bien, el exceso de aforo fue muy importante pero no determinante, ha señalado Klink, que se ha referido al sobreaforo como una "co-causa" en el resultado fatal.

"Fue un elemento junto con otros más como el cúmulo de dejaciones y omisiones que se produjeron desde la previsión inicial del espectáculo hasta el momento de la tragedia", ha enfatizado.

Al respecto, ha dicho que habrá que ver en el juicio los distintos recuentos de entradas, si bien el Ministerio Público sostiene que la seguridad estaba planificada para 7.000 personas pero no para las 23.000 que entraron al recinto aquel día. "El aforo fue absolutamente desbordado de una manera completamente negligente", ha subrayado Polo.

Para la Fiscalía, el Madrid Arena "no fue un accidente sino que fue una cuestión claramente evitable". "La intervención pasiva de los acusados y su falta de acción contribuyeron a este resultado", ha dicho Polo.

En este sentido, ha recordado que en el pabellón se han celebrado otros eventos antes y después donde no ha ocurrido esta desgracia, por tanto, "no es un problema de que el recinto no lo permita sino de las medidas de seguridad" de un evento en concreto.