La estafadora de VIPs acepta un año y medio de prisión e indemnizar con 58.000 euros | Telemadrid – Radio Televisión Madrid

La estafadora de VIPs acepta un año y medio de prisión e indemnizar con 58.000 euros

madrid

| 02.07.2018 - 15:00 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La presunta estafadora de personalidades VIP, Mónica G. M., ha llegado a un acuerdo con la Fiscalía y la acusación para aceptar una pena de un año y medio de prisión y la indemnización fijada en 58.000 euros a un amigo al que timó al convencerle para realizar una inversión simulando solvencia profesional y empresarial.

Según han informado fuentes jurídicas, se ha alcanzado una conformidad entre las partes momentos antes de celebrarse la vista oral y el caso de estafa ha quedado visto para sentencia. Los términos del acuerdo establecen una pena de prisión de un año y seis meses (la Fiscalía pedía cinco años) y además una multa de ocho meses a razón de cinco euros diarios (sobre los 1.200 euros).

A su vez, la indemnización solicitada por el Ministerio Público se mantiene en los 58.000 euros solicitados previamente para el estafado, un empresario amigo de Mónica G.M.

La presunta estafadora ingresó el pasado domingo en prisión tras ser detenida días antes. Había sido condenada a año y medio de cárcel por estafar al exfutbolista Mariano Pernía. Ha acudido este lunes a la Audiencia Provincial de Madrid esposada y custodiada por agentes policiales.

En cuanto a este caso, el fiscal relata que en fechas anteriores al 13 de marzo de 2015 Mónica Gil Manzano simuló una solvencia profesional y empresarial de la que carecía a una persona a la que ofreció una inversión "muy rentable" en un fondo de inversión.

La persona estafada, con quien la acusada tenía una relación de amistad, transfirió 50.000 euros a una cuenta de la mercantil Cogorno S.L. de la que Gil Manzano era administradora y socia única, porque en un año se revalorizaría su inversión en 18.000 euros.

Antes de que finalizara dicho fondo la acusada convenció a la otra persona "simulando una solvencia profesional de la que carecía" para que invirtiera en la compra de una plaza de garaje.

De ahí que transfiriera otros 8.000 euros en la cuenta de la mercantil Hernández Mamblona S.L., sin que finalmente la acusada llegara a realizar inversión alguna.