La DGT vigila con 8 cámaras el uso del cinturón de seguridad en Madrid

Los dispositivos aún están en pruebas y sólo remiten una carta al infractor con el aviso de que podrá ser multado en el futuro

madrid

| 18.10.2016 - 12:33 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La DGT en la Comunidad de Madrid tiene instaladas ocho cámaras que detectan si los ocupantes de un coche llevan o no puesto el cinturón de seguridad. Los dispositivos de momento solo están en pruebas, y cuando localizan a alguien sin el cinturón de seguridad remiten una carta al infractor para recordarle que en el futuro podrá ser multado por ello.

Cabe recordar que durante los siete días que ha durado la campaña de vigilancia de la DGT en las carreteras secundarias más de 18 mil conductores han sido multados, y un alto porcentaje de ellos lo fueron por no llevar puesto el cinturón de seguridad. En 2015, el 23 por ciento de los fallecidos en accidentes de tráfico no lo llevaba en el momento del accidente. En el caso de los asientos delanteros sólo, 10 de cada 100 personas que viajan en estas posiciones no lo llevan; pero, en los traseros, el no uso del cinturón se duplica: 20 de cada 100 no lo usan.

La Dirección General de Tráfico está dispuesta a acabar con la costumbre de algunos de ponerse el cinturón de seguridad sólo cuando ven una patrulla de la Policía, por eso ha colocado en la Comunidad de Madrid estas ocho cámaras de visión artificial que detectan de forma automática si alguno de los ocupantes no lleva el cinturón de seguridad.

Ocho cámaras cuya ubicación exacta ha sido facilitada a la Asociación de Automovilistas Europeos: en la M-601 (km 10,8), tres de ellas en el BUS VAO de la A-6, en la A-1 (km14), en la M-607 (km 48,5), en la A-5 (km 38) y en la A-2 (km 8). Suman 222 en todo el país y está previsto que lleguen a 277 antes de que acabe el año.

Los dispositivos, que por el momento sólo están funcionando en pruebas, están programados para obtener una secuencia de siete imágenes por vehículo. Un sistema informático las examina, descarta aquellas que son dudosas o poco nítidas, detecta si revelan que alguno de los ocupantes no lleva el cinturón y las remite al centro Estrada de León, donde se comprueba la infracción. Finalmente, se remite un boletín de denuncia al titular del vehículo para que identifique al conductor. Por el momento, la DGT sólo está remitiendo a los infractores una carta en la que les advierte de que las cámaras han detectado la infracción y recordándole que en el futuro podrá ser multado por ello.