La Comunidad propone vender los terrenos a los vecinos de la Cañada

Viviendas de dos alturas y zonas verdes en la reordenación del asentamiento

Propone un diseño urbanístico similar al barrio madrileño 'Rosa de Luxemburgo'

Un total de 7.725 personas residen en la Cañada Real, que ocupa 107 hectáreas y 14 km de Madrid, Coslada y Rivas

madrid

| 22.01.2013 - Actualizado: 18:11 h
REDACCIÓN

Enlaces Relacionados:

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Comunidad de Madrid ha lanzado una propuesta para que el máximo número de vecinos que ahora habita en la Cañada Real Galiana puedan quedarse en sus casas accediendo a la compra del suelo en el que se asientan, siempre y cuando dichas viviendas cumplan con los permisos y las normativas municipales.

Sin embargo, las infraviviendas y aquellas que se dediquen a fines delictivos no serán legalizadas. Esta propuesta se enmarca dentro de un diseño urbanístico "sostenible y armónico" para la Cañada Real Galiana similar al barrio madrileño de 'Rosa de Luxemburgo' con zonas verdes, espacios públicos y viviendas unifamiliares que no superen las dos alturas.

Así lo ha explicado este lunes el consejero de Presidencia, Justicia y Portavocía del Gobierno y el consejero de Asuntos Sociales, Salvador Victoria y Jesús Fermosel, respectivamente, que han insistido en que el proyecto regional desea mantener el máximo número de vecinos censados en la zona.

Victoria ha recalcado que la Comunidad "no quiere hacer negocio de ningún tipo" con la Cañada y que el objetivo es el saldo cero, es decir, que el gasto en el diseño urbanístico provenga del dinero recaudado por la compra de la propiedad del suelo. El precio se fijará en acuerdo con los ayuntamientos y habrá ayuda para financiar esta compra.

Para poner en marcha este modelo urbanístico se abrirán los censos elaborados por los ayuntamientos, y ya cerrados para evitar un 'efecto llamada' y luego vendrá la elaboración de Planes Urbanísticos, planes parciales y comisiones técnicas, que tardarán entre un año y año y medio en ponerse en marcha. También se creará una especia de Junta de Compensación de la que formarán parte todas las administraciones.

El borrador de este proyecto será presentado esta misma semana a las asociaciones de vecinos, los tres ayuntamientos afectados y a la Delegación del Gobierno.

ADAPTACION GRADUAL POR SECTORES

Tras estudiar el diseño de diversas áreas de la región, los técnicos regionales consideran que el modelo del barrio de 'Rosa Luxemburgo' es el que mejor se adapta a las necesidades de la zona. "Es un modelo que no exige hacer expropiaciones y permite un urbanismo agradable para los vecinos, que no altera su espíritu de vecindario", ha añadido Victoria.

La Comunidad contempla la adaptación gradual de este modelo urbanístico en función de las diferentes zonas. Así, en la parte de Coslada (sector I) se tendrá como prioridad el acceso de los vecinos a la propiedad y que puedan pagar sus impuestos derivados de los servicios que ya disfrutan (recogida de basura, IBI, etc). Las calles están asfaltadas, por lo que la inversión en infraestructuras sería nula.

Según el consejero de Asuntos Sociales, en los sectores I y II no se necesita intervención social porque sus ciudadanos están "integrados" y la acción pasa por legalizar la situación de inseguridad jurídica en la que se encuentran al no tener la propiedad del suelo de sus casas.

En Madrid y Rivas (del sector II al V) se llevará a cabo una adaptación gradual al diseño que se propone debido a la disposición de las edificaciones ya construidas. Así, se trabajará, según esta propuesta, en la iluminación, soterramiento, electricidad y canalización. Según Victoria, se acometería una "mínima urbanización" de la zona ya que, "cuanto más barato sean los gastos de urbanismo, más barato será el suelo para que pueda acceder el mayor número de personas".

Paralelamente, en la zona más problemática de la Cañada (sector VI), se pondrá en marcha un Plan de Intervención Social Especial con un plazo de ejecución de dos años. Desde el punto de vista urbanístico, se apuesta por un uso terciario, con la creación de un parque empresarial e industrial, aprovechando que ya hay muchas naves en la zona. Además, no habrá viviendas al lado de la incineradora de Valdemingómez.

Respecto al poblado chabolista del Gallinero, Fermosel ha recalcado que aunque no está dentro de la Cañada Real Galiana y se asienta sobre suelo privado, existe un "compromiso" para que se le de una solución en paralelo al proyecto para la vía pecuaria y en colaboración con el Consistorio madrileño.

PASADO Y FUTURO PARA LA CAÑADA

La Comunidad ha llegado a este modelo de desarrollo para la Cañada tras la aprobación de una ley específica en la Asamblea de Madrid el 15 de marzo de 2011 que estableció un marco jurídico en el fin de alcanzar un acuerdo en la zona.

Además, fijó un plazo de dos años para que en caso de que los ayuntamientos no ejercieran su opción preferente, la Comunidad podría enajenar los terrenos a terceros. El consejero de Justicia ha aclarado que esta no es una fecha límite y que se podrá hablar con los vecinos y administraciones el tiempo necesario.

Con esta Ley los ayuntamientos tuvieron que elaborar un censo de fincas y ocupantes de las zonas comprendidas dentro de sus correspondientes términos municipales. Además, se han realizado 94 reuniones con las partes implicadas (asociaciones de vecinos y administraciones públicas). De hecho, Victoria, como anterior consejero de Asuntos Sociales, se reunió en 67 ocasiones con todos los implicados, la mayoría con vecinos, "cuya demanda era acceder a la propiedad del suelo".

Continuando esta vía de diálogo, el actual consejero del ramo ha mantenido en estos tres últimos meses 27 encuentros más con los representantes designados de la Delegación del Gobierno u otras consejerías, con los ayuntamientos de Rivas, Coslada y Madrid y con las asociaciones de vecinos y entidades sociales que trabajan en la zona.

En las reuniones se han analizado de manera minuciosa las necesidades de la zona para poder realizar ahora informes específicos sobre los aspectos sociales y equipamientos básicos, aspectos de seguridad ciudadana, aspectos jurídico-civiles y urbanísticos y de infraestructuras básicas (agua, gas, luz, correos, residuos, telefonía, entre otras) que permitan concretar las actuaciones futuras.

Según ha revelado Fermosel, los protocolos que conforman el Acuerdo Marco Social para la Cañada se encuentran ya en una fase de elaboración "muy avanzada". Así, el protocolo de Seguridad está prácticamente ultimado y será firmado en breve con la Delegación del Gobierno.

De la misma forma, los aspectos jurídico, urbanístico y social se están terminando de perfilar para que puedan ser presentados y debatidos por todos sus aspectos con las administraciones y demás entidades y asociaciones de vecinos. Habrá, por tanto, una Mesa con las administraciones, otra mesa con los vecinos y otra final conjunta.

CENSO Y POBLACION

Ahora, esta antigua vía pecuaria, de 30 metros de ancho de media, ocupa 107 hectáreas y más de 14 kilómetros de longitud que atraviesa, de norte a sur, los municipios de Madrid --distritos de Villa de Vallecas y Vicálvaro--, Coslada y Rivas-Vaciamadrid.

Según los censos de los ayuntamientos, en la Cañada Real Galiana viven 7.725 vecinos. De ellos, 1.132 en Rivas, 927 en Coslada y 5.666 en Madrid, lo que supone un 80 por ciento menos que las primeras estimaciones que hablaban de 40.000 habitantes cuando no existía ningún dato oficial.

Asimismo, según ha señalado Fermosel, existen 2.445 construcciones, de los cuales 2.272 son viviendas (316 en Coslada, 249 en Rivas y 1.707 en Madrid) y 183 son naves e industriales, algunas de gran actividad económica.

Los habitantes de los sectores I y II son de origen mayoritariamente español; en el III son en su mayoría españoles, el 21 por ciento de etnia gitana; en el sector IV el 39 por ciento de la población es de etnia gitana y el 28 por ciento extranjera (el 15 por ciento de ella de origen magrebí); en el sector V el 68 por ciento de los habitantes son extranjeros, la mitad de origen magrebí); y en el sector VI el 52 por ciento son españoles de etnia gitana y el 25 por ciento magrebíes.

LA COMUNIDAD ABIERTA AL DIALOGO

La presentación a los medios de comunicación por parte de la Comunidad de Madrid de una propuesta de remodelación de la Cañada Real ha provocado un encontronazo con Madrid, uno de los tres ayuntamientos afectados y que hoy ha suspendido la reunión prevista con el Gobierno regional.

El Consistorio madrileño ha suspendido hoy el encuentro previsto para esta tarde con el consejero de Asuntos Sociales, Jesús Fermosel, después de conocer que el Ejecutivo regional había adelantado a la prensa su propuesta antes de haberla dado a conocer a los municipios implicados.

"No salimos de nuestra sorpresa porque a la Comunidad de Madrid le haya importado más el tratamiento informativo del tema que el asunto de fondo", ha indicado al respecto la delegada madrileña de Urbanismo y Vivienda, Paz González.

Por su parte, el presidente regional, Ignacio González, ha manifestado que "desconocía esta circunstancia" -la anulación de la reunión-, pero ha sostenido que la Comunidad sigue "dispuesta" a dialogar, "como siempre" ha hecho, tanto con los vecinos como con los Ayuntamientos implicados en la Cañada Real -Madrid, Coslada y Rivas Vaciamadrid-.