La Comunidad, Madrid y Coslada firman un acuerdo "realista y eficaz" para la Cañada

Botella mantendrá la suspensión de los derribos hasta que comience la reconversión

Rivas Vaciamadrid dice que no firma acuerdo porque no incluye ningún Plan social

Cifuentes dice que es la Comunidad la que debe explicar los motivos por los que no fue invitada a la firma

Los vecinos ven el acuerdo como una "esperanza" para "ser reconocidos como habitantes de pleno derecho"

madrid

| 30.04.2014 - 08:26 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

La Comunidad de Madrid y los ayuntamientos de Madrid y Coslada han firmado este miércoles el acuerdo social que mejorará las condiciones y necesidades de la Cañada Real Galiana, y que, según el presidente de la Comunidad, Ignacio González, afronta los problemas de la zona "de manera realista y eficaz".

"Es un acuerdo que afronta los problemas de la Cañada de manera realista y eficaz y lo que hace es atender de manera bastante generalizada las pretensiones de los vecinos que a lo largo de los años se han asentado allí", ha aseverado González durante la firma del Convenio firmado este miércoles en la Real Casa de Correos, en una reunión en la que ha faltado el municipio de Rivas.

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha sostenido que lo que han suscrito "podría considerarse como el principio del fin de un problema estructural enquistado en la región hace más de 30 años". Por su parte, el primer edil de Coslada, Rául López, ha celebrado la firma del convenio, que es "un paso adelante" de un proyecto por el que todos han "apostado".

"Es un paso muy importante, interesante, a partir de hoy se abre un nuevo horizonte en el que cuentas con todo nuestro apoyo", ha dicho al presidente autonómico.

En su intervención, González ha relatado que hace tres años tomaron la decisión de abordar un problema enquistado hace más de 50 años en la región y ha señalado que desde el primer momento tomaron una solución que pensaron que era "la única posible para articular el resto de medidas".

El 10 de marzo de 2011, la Asamblea de Madrid aprobó la Ley que lo ha hecho posible y que recogía varios aspectos, como que las administraciones implicadas alcanzaran una cuerdo marco que englobaría las soluciones a todos los problemas y se contaría con la participación de todos los sectores implicados.

Para ello, se han mantenido más de 150 reuniones, que han culminado en el diseño de un acuerdo que incide en cuatro aspectos, que son "los que más preocupaban a los vecinos de la zona": el urbanístico, la regularización de la propiedad de las viviendas, la seguridad ciudadana, y los problemas sociales que existen en la zona.

CONSERVAR LA ESENCIA DEL BARRIO

En cuanto a los problemas urbanísticos, González ha dicho que el objetivo es consolidar el mayor número de edificaciones existentes e integrar las distintas zonas de la Cañada para " llevar a cabo la mayor normalización desde el punto de vista urbanístico y social". "La idea es mantener todas las viviendas y locales que existen, siempre y cuando no sean infraviviendas o alberguen actividad delictiva" con prácticas no queridas como el narcotráfico o locales comerciales o industriales que no cumplan las condiciones de seguridad.

"Nuestra idea es conservar la esencia del barrio en todo aquello que sea posible", ha aseverado González, quien ha explicado que en esta materia, van a actuar en todos los sectores menos en el 6, cuya actuación urbanística requiere un procedimiento especial por la necesidad de adoptar una actuación singular desde el punto de vista social más específica.

Para la regularización del acceso a la propiedad de las viviendas, ha explicado el jefe del Ejecutivo autonómico, se ha diseñado un censo especial para conocer el número de residentes, que finalmente alcanza los 7.725 entre los seis sectores. "Con eso no sólo sabemos cuántas personas habitan, sino que se ha garantizado el acceso a la vivienda y dar una seguridad jurídica que no se conocía. Además, hemos evitado la llegada de nuevos asentamientos de forma descontrolada", ha remarcado.

Asimismo, ha señalado que se va a llevar a cabo el realojo de los vecinos censados cuyas viviendas no reúnan las condiciones mínimas de habitabilidad y, además, a las familias censadas en situación de vulnerabilidad se les buscará una alternativa a la vivienda. En esta misma materia, la alcaldesa de la capital ha asegurado que se mantendrá el compromiso del Ayuntamiento de la capital de no llevar a cabo más derribos en la zona "hasta que se materialicen las líneas de trabajo propuestas en acuerdo marco".

MAPA DE DELINCUENCIA DE LA ZONA

Respecto a la seguridad ciudadana, ha recordado la firma de un protocolo de seguridad, en el que también participaron el resto de administraciones implicadas y que incluyó la elaboración de un mapa de delincuencia de la zona y una serie de propuestas para reducir la criminalidad y aumentar la seguridad.

La última pata hace hincapié en la actuación social "para mejorar aspectos relativos a la integración social y mejorar las condiciones asistenciales, sanitarias y educativas" de la zona. Para ello se ha dividido la Cañada en tres zonas: la primera, formada por los sectores 1 y 2, para la que "no se propone una intervención social específica, sino las generales" que se hacen en cualquier otra zona de la región.

La segunda, formada por los sectores 3, 4 y 5, en la que hay que hacer "programas sociales específicos nuevos para atender las peculiaridades en la zona" y por último, el sector 6, donde "dadas las singularidades y peculiaridades", habrá que actuar "de manera más específica.

Por último, González ha afirmado que aún se desconoce el precio del suelo y también ha explicado que como no quieren más burocracia, no "se necesitan más órganos" para llevar a cabo la tarea que ahora queda por delante.

AUSENCIA DE RIVAS

"Lamento que no esté aquí el alcalde de Rivas y su equipo pero estoy seguro de que, como es un acuerdo muy bueno en beneficio de los vecinos de la zona, en muy poco tiempo se va a incorporar a esta iniciativa y no vamos a dejar de dar una solución al problema de la Cañada que pasa por el Ayuntamiento de Rivas", ha señalado el presidente regional durante la firma del Convenio.

González, quien ha insistido en que no van a dejar "al margen" a Rivas, ha esperado que el Ayuntamiento colabore porque es "una solución que están demandando los propios vecinos" y que el alcalde, José Masa, que es un hombre "sensato", anteponga los intereses de los vecinos a los "partidistas".

Este mismo día, el concejal de Urbanismo de Rivas, Fausto Fernández, ha afirmado que el acuerdo que ha impulsado el Gobierno regional en la Cañada Real deja "demasiados cabos sueltos" y que no es más que "un escaparate político de cara a las elecciones europeas de mayo y las municipales y autonómicas de 2015".

LOS VECINOS VEN EL ACUERDO COMO UNA "ESPERANZA"

La asociación de vecinos de los sectores 1, 2, 3 y 5 de la Cañada Real Galiana consideran que el acuerdo marco firmado este miércoles supone el arranque a la solución de una problemática histórica "y una esperanza a la reivindicación histórica de los vecinos para poder legalizar su situación y ser reconocidos como habitantes y vecinos de pleno derecho de los municipios adyacentes a la Cañada".

Las asociaciones señalan que el acuerdo recoge en su cláusula quinta, en cuanto a los objetivos en materia social, la participación de las propias asociaciones y de las organizaciones sociales a través de una Mesa Social con las instituciones. "Es necesaria y obligada la participación activa de las asociaciones vecinales no sólo en materia social, sino en la globalidad del proceso que recoge el acuerdo marco y que aglutina no sólo el aspecto social, sino también los aspectos urbanísticos y de la vivienda, y los aspectos jurídicos".