La Comunidad invierte un millón en restaurar el monte quemado de Valdemaqueda

madrid

| 25.04.2016 - 14:01 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El consejero de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio, Jaime González Taboada, ha visitado actuaciones de restauración del monte de Valdemaqueda, afectado por el incendio del verano de 2012 y en el que se ha invertido un millón de euros.

González Taboada ha comprobado el desarrollo de las labores de reforestación, que se prolongarán hasta 2018 donde a finales de este año se completará la cuarta de las seis fases de restauración previstas, que afectan a un total de 317 hectáreas.

El incendio forestal del 27 de agosto de 2012 afectó a un total de 1.546 hectáreas de los términos municipales de Valdemaqueda, Robledo de Chavela y Santa María de la Alameda, un área de gran valor ecológico incluida entre los espacios protegidos de la Red Natura 2000.

De esta superficie, 1.229 hectáreas son de propiedad privada y se han reforestado con fondos procedentes del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, mientras que las 317 restantes pertenecen a un monte de Valdemaqueda propiedad de la Comunidad de Madrid, por lo que es el Gobierno regional el que se está encargando de su restauración.

Los trabajos para paliar los efectos de las llamas empezaron inmediatamente después de extinguirse el incendio, con una primera fase centrada en la extracción de la madera quemada (4.300 toneladas sólo en el monte de Valdemaqueda) y en la puesta en marcha de medidas de urgencia como la creación de siete diques para el control de la erosión.

Las sucesivas fases del plan de restauración han incidido en combinar esta regeneración natural con la regeneración artificial para acelerar el proceso.

Así, en 2014 se crearon 4 balsas de tierra como refugio de anfibios y se plantaron casi 12.000 ejemplares de pinos y encinas, así como 120.000 semillas de estas especies, mientras que en 2015 se continuó con la replantación de fresnos o enebros y se ejecutaron pequeños diques naturales para disminuir los arrastres que provoca la falta de vegetación del terreno tras un incendio.

En 2016 se está acometiendo la cuarta fase del proyecto, que incluye la plantación a partir del otoño de 4.500 plantas y 15.000 semillas de pinos y encinas y más de 300 ejemplares de frondosas para enriquecer los arroyos de la zona. Esta pauta se repetirá tanto en 2017 (quinta fase) como en 2018 (sexta fase) con el objetivo de culminar el proceso de regeneración.