La Comunidad invierte 57 millones en instalar ascensores en ocho estaciones de metro

El Plan de Accesibilidad convertirá el 73% de la red en accesible para personas con movilidad reducida

madrid

| 03.12.2016 - Actualizado: 15:09 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Metro de Madrid invertirá 57 millones de euros a lo largo de los años 2017 y 2018 para la instalación de nuevos ascensores en las estaciones de Plaza Elíptica (L6 y L11), Príncipe de Vergara (L2 y L9), Príncipe Pío (L6, L10 y Ramal), Barrio de la Concepción (L7), Portazgo (L1), Bilbao (L1 y L4), Gran Vía (L1 y L5) y Tribunal (L1 y L10). En total, serán ocho estaciones en las que confluyen varias líneas.

La inversión permitirá dotar a estas estaciones de entre 30 y 35 nuevos ascensores que entrarán en servicio entre mayo y diciembre de 2018.

El consejero de Transportes, Vivienda e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid, Pedro Rollán, presentó hoy las inversiones en materia de accesibilidad que realizará la compañía metropolitana durante los próximos años, durante la visita que realizó al puesto de Telemando de Instalaciones y Control de Seguridad (TICS), situado en la estación de Metro de Pacífico.

La compañía continúa así con la implantación del Plan de Accesibilidad e Inclusión 2016-2020, que tiene como objetivo convertir el 73% de las estaciones de la red en estaciones totalmente accesibles para personas con movilidad reducida.

Rollán señaló que "el pistoletazo de salida dentro del compromiso del Gobierno regional en materia de accesibilidad ha sido la puesta en marcha el pasado domingo 13 de noviembre del nuevo ascensor que facilita el acceso al andén dos de Línea 1 en la estación de Sol. Esta era la única instalación que faltaba para convertir la estación más importante y emblemática de toda la red de Metro en un espacio completamente accesible a personas con movilidad reducida en las tres líneas (L1-2-3) que confluyen en ella, así como en la conexión con Renfe Cercanías", explicó.

Las obras que se llevarán a cabo para la instalación de los nuevos ascensores tendrán una duración aproximada de un año cada una, de manera que las primeras actuaciones tendrán lugar en las estaciones de Plaza Elíptica y Barrio de la Concepción en mayo de 2017 y se prevé que estén en funcionamiento en mayo de 2018, mientras que la última estación donde comenzarán las obras será en Tribunal, en diciembre de 2017, para concluir en diciembre de 2018.

BRAILLE

Durante este periodo, además, se van a llevar a cabo otra serie de actuaciones complementarias en materia de accesibilidad, como es la sustitución de los pavimentos tacto-visuales en los bordes de andén en gran parte de la red, la implantación de paneles de niveles de ascensor en braille y alto relieve en 50 estaciones o la sustitución de sistemas de apertura fácil en puertas mampara en 52 estaciones. Además, se acometerán intervenciones complementarias en estaciones como Nuevos Ministerios o Moncloa.

Todas estas obras supondrán más de 6,5 millones de euros de inversión para la compañía, que se unen a los 57 millones que se invertirán en los nuevos ascensores.

El Plan de Accesibilidad e Inclusión de Metro prevé también la extensión a toda la red durante 2017 del Programa de Formación a Personal de Línea para apoyar a personas con discapacidad psíquica o con dificultades de comprensión y orientación.

En 2016 se ha realizado ya para todo el personal de la Línea 3 y a lo largo del próximo año se incorporará el personal del resto de líneas.

Asimismo, se reforzará el programa de acompañamiento que ya tiene en vigor Metro para personas con discapacidad.

Recientemente, la Consejería de Transportes, Vivienda e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid ha sido premiada por la ONCE, a través de sus Premios Solidarios, por su interés en lograr la mayor accesibilidad posible en la red de transportes públicos, traducido en la instalación de nuevos ascensores, pavimentos tacto-visuales en el borde de andenes, señalización en braille y espacios adaptados para viajeros con sillas de ruedas en la red de Metro de Madrid.