La Comunidad introduce sensores térmicos en sus carreteras para evitar las placas de hielo

El Plan de Inclemencias Invernales cuenta con 56 quitanieves, 260 profesionales y 5.100 tns de sal

Un protocolo permitirá intervenir con prioridad en zonas sanitarias o vías de alta capacidad

madrid

| 15.11.2011 - 17:05 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

La Comunidad de Madrid ha adquirido nueve sensores de pavimento colocados estratégicamente en sus carreteras para prevenir y evitar la formación de plazas de hielo, una novedosa media incluida dentro del Plan de Inclemencias Invernales 2011-2012 presentado este martes por los consejeros de Transportes e Infraestructuras, Antonio Beteta; y de Presidencia y Justicia, Regina Plañiol, en Navacerrada. Beteta ha explicado que estos sensores complementan a las ocho estaciones meteorológicas en funcionamiento, mejorando el sistema de predicción para poder actuar antes de que el hielo llegue a crear peligro en la calzada.

Así, se ha confeccionado un mapa térmico de la red principal de carreteras para identificar los puntos más sensibles a las heladas. A partir de los tres grados, los sensores se activan y avisan de la posible aparición de hielo en la vía, lo que nos permite actuar con rapidez y echar sal en esa zona antes de que la placa de hielo se genere.

"El hielo es más difícil que la nieve. La nieve se combate bien con la salmuera. El hielo es un enemigo en el tráfico y la circulación y tener esos sensores que permitan una conducción más adecuada es un avance que vamos a ver cuándo funciona y esperamos que nos den buenos resultados", ha indicado.

Por su parte, la consejera de Presidencia y Justicia, Regina Plañiol, ha afirmado que el Plan de Protección Civil ante Inclemencias Invernales está preparado para casos de grandes nevadas y temperaturas extremadamente bajas o que afecten de manera negativa a la población, tales como aislamientos de núcleos de población, personas con riesgo de congelación, averías en la red de agua y gas, o interrupción de comunicaciones o del tráfico.

"Tenemos a disposición de los madrileños un plan de Protección Ciudadana muy especialmente pensado para las inclemencias invernales. El 112 y los Bomberos están preparando las 24 horas del día y los 365 del año para acudir al rescate o cualquier inclemencia que se pueda producir", ha agregado.

UN TOTAL DE 56 QUITANIEVES

Para esta campaña, la Comunidad de Madrid dispone de 56 vehículos, provistos de cuña y esparcidor de sal. Además, todas las quitanieves que circulan por la región están dotadas de GPS para aumentar la seguridad laboral de los trabajadores que participan en esta campaña, ya que esta tecnología permite controlar en todo momento la posición del vehículo, los kilómetros que ha recorrido y la cantidad de sal que ha esparcido cada día, ha destacado Beteta.

En cuanto a la sal, esta campaña se incrementa un 10,3 por ciento el número de toneladas, pasando de las 4.625 toneladas a las 5.100 toneladas. Los silos de sal han aumentado un 36,8 por ciento --pasando de 19 a 26--, se mantienen el número de plantas de salmuera (cinco) y naves de acopio de sal (trece). Igualmente, 260 profesionales velarán por la conservación de las carreteras madrileña, según datos de la Consejería.

Por su parte, los técnicos de la Consejería de Transportes e Infraestructuras colaborarán estrechamente con la Guardia Civil, el 112 y el Servicio de Urgencias Médicas de Madrid Summa-112. "Hemos incrementado los medios materiales y humanos y conseguido tener a un precio adecuado más medios para que se pueda mejorar la calidad en el servicio. Están todos los medios disponibles y los silos repletos de sal para poder atender y conseguir que se pueda circular. Todas las circunstancias que se prevé por parte de los servicios técnicos que puedan ocurrir están previstas para que se garantice la movilidad invernal. Dependerá del buen Dios que el grado de nieve que vaya a ver a lo largo de este periodo, que empieza el 1 de diciembre y se prolonga hasta el marzo", ha señalado Beteta.

MEJORA DE LOS PROTOCOLOS DE SEGURIDAD

Según ha explicado el consejero de Transportes, otras de las novedades de esta campaña de invierno es que se ha reelaborado el protocolo de actuación en caso de copiosas nevadas con el fin de mejorar la coordinación a la hora de garantizar la movilidad de los madrileños.

En este sentido, se han establecido una serie de prioridades en las carreteras de la red viaria de la Comunidad de Madrid para intervenir y despejar con celeridad zonas como los accesos a hospitales; vías de alta capacidad (M-607, M-501, M-503, M-511 o M-506) y enlaces a la A1, A3, A4, A5, A6, A42 y M31; accesos al área metropolitana de Madrid; accesos a núcleos de población importantes; circunvalaciones como la M-45; enlaces entre circunvalaciones (M-30, M-40, M-45 y M-50); acceso al aeropuerto de Barajas y cercanías; y puntos estratégicos de la M-507, M-505 y de la zona de Miraflores de la Sierra, Guadalix, Soto del Real y Colmenar Viejo.

No obstante, a pesar de todos estos medios, Beteta ha afirmado que los conductores son "corresponsables" también del éxito del viaje. "La Administración pone los medios, mejoramos las carreteras, garantizamos que haya una conservación adecuada y luchamos contra las inclemencias invernales, pero no podemos sustituir el juicio sensato del conductor y el cumplimiento exacto y eficaz de todas las normas de tráfico", ha manifestado.

TRES NIVELES DE RIESGO

El Plan de Protección Civil ante Inclemencias Invernales se puede activar en sus distintos niveles. El nivel 0, o prealerta, se contempla para los casos en que las previsiones meteorológicas pudieran dar origen a situaciones de riesgo.

Una vez se haya producido un escenario con riesgos presentes, el Plan sería activado a su nivel 1, diseñado para los casos en que se considera que cada Ayuntamiento puede hacer frente a la situación, "si bien los medios de la Comunidad de Madrid estarían siempre al servicio de cualquier necesidad", ha indicado Beteta.

El nivel 2 contempla una situación en la que los riesgos superan las propias capacidades de los municipios. En tal caso, es la Comunidad de Madrid la que se haría cargo de la situación con todos los medios, públicos o privados, que tenga a su alcance. El nivel 3 se reserva para emergencias por inclemencias invernales que sean de interés nacional o que afecten a varias comunidades autónomas limítrofes, en cuyo caso sería el Ministerio del Interior el que asumiría la dirección.

Según el Plan de Inclemencias Invernales, en el territorio de la Comunidad de Madrid hay 40 municipios con altitudes entre 1.000 y 2.000 metros, que son los que más probablemente pueden verse afectados por las inclemencias invernales, así como otras 115 poblaciones que se encuentran en altitudes comprendidas entre los 600 y los 1000 metros.

La región cuenta con puertos tan importantes como los de la Cruz Verde, Cotos, La Morcuera o Navacerrada. En total, la malla de carreteras de la región incluye 135 kilómetros de carreteras con cota de nieve de 1.200 metros de altura y 235 kilómetros de cota de 1.000 metros.