La Comunidad hará una auditoría interna del estado de sus hospitales

Sánchez Martos: Varios de los grandes hospitales tienen una antigüedad "muy superior a 40 años" y es necesario invertir

Consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid

madrid

| 02.03.2017 - 13:39 h

La Comunidad va a poner en marcha una auditoría interna para tener una "valoración más exhaustiva" del estado de todas las infraestructuras sanitarias y el papel que realizan los servicios de mantenimiento preventivo y de corrección.

Así lo ha anunciado el consejero de Sanidad, Jesús Sánchez Martos, en el Pleno de la Asamblea, donde ha subrayado que la inversión prevista para estas actuaciones "prioritarias y urgentes" será de 130 millones de euros hasta 2019. Según Sánchez Martos, el 70% de ese presupuesto irá destinado a los grandes hospitales de la región, el Gregorio Marañón, el Doce de Octubre, La Paz, el Niño Jesús, el Clínico San Carlos y el Ramón y Cajal.

El consejero ha destacado que las infraestructuras de estos centros superan los 40 años, por lo que es necesario invertir "en su actualización y prevención". Por su parte, la diputada de Podemos, Carmen San José, ha señalado que "los accidentes se suceden y dicen que son problemas puntuales", y a su juicio, "tienen que ver de manera directa con una acciones llevada a cabo por el PP en la última década".

Según la diputada, a pesar de la inversión de los 130 millones, "se recorta" el presupuesto de La Paz, del Clínico San Carlos, del 12 de octubre, y de La Princesa, y 2 millones, en más de 43 millones.

Para San José "choca" la caída del presupuesto en estos cuatro centros, en relación con "la subida del 8 % de cuatro hospitales privados y la Fundación Jiménez Díaz". "El problema real de los hospitales es la caída en picado de las inversiones y la privatización de los servicios de mantenimiento", ha dicho la parlamentaria, quien ha recalcado que las plantillas se han reducido en un 40%.

La diputada ha señalado que las instalaciones de agua y electricidad "son una vergüenza", por lo ha emplazado al Gobierno a ponerse "manos a la obra".