Los bomberos madrileños encuentran un panorama "desolador" en Portugal

España aporta hasta ahora 100 bomberos y 6 aviones a la lucha contra el fuego en Portugal

madrid

| 19.06.2017 - 15:12 h
REDACCIÓN

Los bomberos y el personal sanitario del equipo de Emergencia y Respuesta Inmediata de la Comunidad de Madrid (Ericam), que partió anoche a Portugal para apoyar las labores de extinción del incendio ha encontrado un ambiente "desolador", con un fuego "muy intenso" y llamas de hasta cuatro metros de altura.

Así lo ha señalado en declaraciones Aitor Soler, oficial del área del cuerpo de bomberos de Ericam que coordina las labores de extinción en Cha de Alvares, la zona asignada, en el centro de Portugal.

El equipo, compuesto de 29 bomberos y tres sanitarios, ha llegado a las seis y media de la mañana a la ciudad de Castelo Branco y desde alrededor de las dos de la tarde trabaja en el citado terreno, una zona forestal con un fuego "muy intenso" a estas horas, pero donde los vehículos han podido acceder "sin problemas". "No hemos tenido mucha relación con la gente", cuenta.

Lo que sí han podido apreciar son las llamas, que han empezado a avivarse con el calor y alcanzan una altura de hasta cuatro metros. Horas antes, en esta zona ha caído una tormenta que no ha sido tan fuerte como esperaban, aunque ha dejado el ambiente "humeante".

Soler no había trabajado hasta ahora en ninguna misión internacional, pero sí en la extinción de incendios forestales en la comunidad autónoma de Galicia y las provincias de Valencia y Castellón.

Este lunes estará en el terreno junto con el resto de sus compañeros "hasta que se vaya el sol", aunque no descartan trabajar de noche más adelante. Permanecerán en Portugal "los días que haga falta" hasta que puedan controlar el incendio, que desde que se desató el pasado sábado ha dejado 62 víctimas mortales.

El convoy madrileño desplazado a Portugal está formado por tres bombas forestales pesadas y otras tres ligeras, un vehículo de mando y de logística y abastecimiento de bomberos de la Comunidad de Madrid, así como una UVI móvil del SUMMA.

La jefa de Bomberos de la Comunidad, Annika Coll, que desde 2008 es coordinadora del Ericam, está pendiente desde ayer de este incendio y hoy no se despega del teléfono móvil que le mantiene en contacto con el responsable del equipo desplazado a Portugal.

"Están acostumbrados a trabajar fuera de su zona de confort", cuenta. La mayoría tienen "mucha experiencia" en misiones internacionales y todos han recibido formación específica "para poder ser autosuficientes, trabajar con medios justos y coordinarse con otros equipos".

ESPAÑA APORTA HASTA AHORA 100 BOMBEROS Y 6 AVIONES A LA LUCHA CONTRA EL FUEGO EN PORTUGAL

España ha enviado en las últimas horas un contingente de un centenar de bomberos y un total de seis aviones a Portugal, con el objetivo de apoyar los esfuerzos coordinados de la Unión Europea para ayudar al país a mitigar los incendios que han causado más de 50 fallecidos y decenas de heridos en la región montañosa de PedrógÒo Grande.

En concreto, España envió cuatro aviones en el marco de la cooperación bilateral con el país vecino y otros dos aeroplanos anti incendios con su tripulación a través del mecanismo europeo que coordina la Comisión Europea.

También ha respondido a la petición de efectivos con el envío "de cien efectivos de Bomberos", según ha explicado el portavoz comunitario, que no descarta más contribuciones de los Estados miembros en las próximas horas, pero aclara que para ello Lisboa tendría que presentar una nueva petición de ayuda a través del canal de protección civil activado.

Junto a la contribución española, las autoridades portuguesas cuentan con tres aviones enviados por Francia y otros dos desde Italia. Todos ellos participarán en operaciones contra el fuego en Vila Real, Coimbra y Leiria.

Bruselas ejerce un papel de coordinador de las ofertas solidarias de los Estados miembros ante catástrofes naturales en el territorio de alguno de ellos y, además, cofinancia el transporte de material de socorro y expertos enviados a la zona afectada.

El sistema de satélite europeo Copernicus también se está empleando en esta crisis para ayudar a evaluar los daños con mapas de la situación y un experto comunitario se ha desplazado a la región para ayudar en la coordinación de la ayuda.

La Unión Europea ha expresado en las últimas horas su solidaridad y pesar por lo sucedido con varios mensajes en las últimas horas, el último de ellos una carta del presidente del Ejecutivo comunitario, Jean-Claude Juncker, al primer ministro luso, Antonio Costa.

En la misiva, además de trasladarle el pésame por las víctimas, Juncker tiene unas palabras de elogio al "valiente" trabajo que están desempeñando los equipos de socorro para combatir el "terrible incendio" en un "terreno y circunstancias muy difíciles".