La Comunidad de Madrid da un mes para la eliminación del vertedero de ruedas de Seseña

Más de 5 millones de neumáticos están esparcidos en 117.000 metros cuadrados entre Castilla La Mancha y la Comunidad de Madrid

El Gobierno regional convocará un concurso público para adjudicar su limpieza

madrid

| 22.09.2015 - 20:52 h
REDACCIÓN

La Comunidad de Madrid quiere acabar con el inmenso vertedero de ruedas de Seseña que tiene los días contados. Si el gobierno regional no obtiene en un mes una respuesta clara del propietario, anuncia que convocará un concurso público para adjudicar su limpieza. Son 70.000 toneladas de residuos esparcidos en 117.000 metros cuadrados de los que la tercera parte están en la Comunidad de Madrid.

Solo hay que alejarse 30 kilómetros de la capital para verlo. Una enorme mancha negra que se ve desde la autovía está en la frontera que separa Castilla La Mancha y la Comunidad de Madrid, concretamente en el municipio de Seseña.

Una década lleva ya esta estampa. 70.000 toneladas formadas por más de 5 millones de neumáticos esparcidos en 117.000 metros cuadrados. Lo cierto es que del total de la superficie, 22.000 metros cuadrados están en nuestra región, y los 95.000 restantes de la comunidad castellano manchega.

Una empresa trabaja en la retirada de los neumáticos desde hace un año, pero desde el Gobierno regional madrileño aseguran que el proceso es demasiado lento. En 2015, se han retirado sólo 11.000 neumaticos.

El consejero de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio, Jaime González Taboada asegura que los pretende la Comunidad de Madrid es "animar" al resto de las administraciones implicadas, Junta de Castilla La Mancha, Ayuntamiento de Seseña y Ministeriod e Fomento, a actuar con mayor rapidez. Para ello, si en el plazo de un mes, no se acuerda la retirada el Gobierno de Madrid eliminara de su territorio los residuos acumulados.

La Comunidad de Madrid quiere acabar con ello cuanto antes, porque de producirse un incendio tendría consecuencias incalculables. Una posibilidad más que real para muchos vecinos de la zona que consideran que esa instalación es un riesgo grave para sus viviendas en caso de incendio. Por eso la prioridad ahora es eliminar, lo antes posible, los residuos que se acumulan en el lado correspondiente a la Comunidad de Madrid.